¿Y el líder?


En estos momentos de desorientación, el líder desaparece. El líder es, sin duda alguna, el Concello de Santiago, fin de todos los caminos habidos y por haber. Y es que esta inflación de rutas de peregrinos está produciendo eso, un desnorte del personal. Por suerte todo queda en casa, porque si en Alemania o en Italia se enteran de que desde Zas, A Baña, Carballo o el punto que uno quiera poner en el mapa hay movimientos para declarar cualquier ruta Camino de Santiago, aviados estamos: adiós a la gallina de los huevos de oro. Porque mire usted, como mi abuelo peregrinó desde aquí a la tumba del Apóstol, yo quiero que la Xunta declare oficial esta ruta, que la señalice como Dios manda, que abra albergues, que la promocione en folletos y en redes sociales, y que haga una exposición fotográfica para pasearla por medio Europa. Además, que le dé dinero contante y sonante a los ayuntamientos o que contrate una empresa para que el paso esté limpio y expedito todo el año. ¡Ah! ¡Y sin subir mis impuestos! Y Santiago mete la cabeza bajo el ala, consciente de que, vengan de donde vengan, llegarán al Obradoiro hoy como a la plaza de la Azabachería ayer. Que se peleen.

El colmo ya tuvo lugar hace unos días, cuando en Carral se constituyó la asociación que agrupa a los municipios por los que pasa el Camino Inglés. Quince de los 18 que son se apuntaron a hacer un esfuerzo común con el respaldo de la Diputación de A Coruña y, es de esperar, de Turismo de Galicia, que aún no ha señalizado el nuevo itinerario. Tres concellos se descolgaron. Cambre y Culleredo son dos. ¿Adivinan cuál es el tercero que quiere recoger lo que no siembra? Acertaron: el líder. Santiago. En estos tiempos, normal…

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
3 votos
Comentarios

¿Y el líder?