Moto Perillas celebró con una ruta el primer año del club

Forjada en Vimianzo, y entre vimianceses, la entidad ha hecho gala de una gran actividad desde su fundación


Tres de los cuatro fundadores del club Moto Perillas, creado hace ahora un año, tenían perilla, así que de ahí viene el nombre, por si sienten curiosidad. Valoraron «Chivas», cuenta el presidente, Vicente Rodríguez Blanco, pero finalmente les convenció más el otro: «Algúns dos integrantes deixan perilla para o día que saímos, pero logo quítana», bromea Rodríguez, natural de Vimianzo, aunque vecino de Sada. Desde que crearon la entidad, no han dejado de recorrer Galicia (la costa, entera, con al menos veinte quedadas, dice), pero también Asturias o incluso parte de Portugal, llegando a Aveiro.

El confinamiento les ha impedido últimamente seguir con este ritmo, pero ahora retoman las actividades, «con moita precaución». Procuran, eso sí, no dormir fuera de casa. La salida de ayer fue especial, porque sirvió para conmemorar el primer aniversario del club, de ahí que eligieran un itinerario un poco sorpresa. Minutos antes de arrancar de la Praza do Concello vimiancesa, que procuran que sea siempre el punto de salida, contaba Vicente que tenían en mente acercarse, cuando menos, a Cee, Muros, Noia y O Ézaro, todo ello antes de la churrascada prevista para xantar en el campamento Santa María de Brandoñas, a pie del embalse. Casi una treintena de personas, entre moteros y acompañantes, tomaron parte en la celebración del primer año de un club que, además, tiene su propio «código ético». «Que toda a xente que sexa de fóra, e non máis alá da provincia, pertenza ao club se ten dous compañeiros nel», dice Rodríguez.

Cuenta que, oriundo el de Castiñeira, vivió en el municipio vimiancés hasta que se casó. Hoy lo sigue haciendo su hijo y, por supuesto, es para él la tierra de referencia. Quieren darle un empuje a Moto Perillas: «Sen lugar a dúbidas». Hasta tienen logo, diseñado por el propio Vicente: «Se se pode, queremos darlle transcendencia á asociación, e tamén que nos coñezan un pouquiño máis aquí no concello». Entre los planes de futuro, una ruta de largo recorrido.

Por lo de pronto, estos «compañeiros e veciños de Vimianzo», como decía otro de los socios, Rocha, el viernes, ya le han dado la vuelta a la comunidad de norte a sur, y de este a oeste. Ayer, desde luego, cogieron fuerzas para seguir avanzando su camino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Moto Perillas celebró con una ruta el primer año del club