«O mar é o corazón da vida nos pobos coma Muxía, dácha e mais quítacha»

De familia mariner, tras 30 años en Madrid mantiene intacto el amor por su pueblo

.

Cee / La Voz

Hijo, nieto, bisnieto... y hasta donde se quiera seguir de pescadores, Ramón Antonio Soneira Haz, Miqui, da así sin pensarlo el perfil perfecto para pregonero del Mercado das Rutas do Mar de Muxía. Y eso que en septiembre hará 31 años que vive en Madrid, a donde se fue siguiendo a Paloma, que hoy es su esposa, y a que abandonó la mercante en abril del 90, con la reconversión del Gobierno de Felipe González, para llevar ahora casi 27 años en Stellcase, la multinacional americana de mobiliario de oficina.

Es que Miqui respira mar y orgullo muxián por todos los costados, que es precisamente lo que se busca en una fiesta «que non é medieval, porque Muxía pobo non ten pasado medieval, máis aló dos monxes que empregaban o portiño para salgar o peixe», sino un gran homenaje a las generaciones pasadas y a todo el legado, en forma de ejemplo de vida, que han dejado a lo largo de su historia. «E sobre todo as mulleres, porque meu pai traballaba duro, ía ao mar con 9 anos e moitas veces a remo ata Touriñán porque no verán non había vento para as velas, pero miña nai tiña que atender a casa, darlle de comer aos porcos e botaba á cabeza un cesto con 30-40-50 quilos e arrancaba ás seis da maña para Lourido, Cuño, Martineto, Viseo... cunha curmá súa. Era a economía que había. Non iamos comer peixe todos os días, así que levaba o cesto e traía fariña para cear unas papas, fabas, verdura... Era unha relación moi humana. As leiteiras cando viñan a Muxía, miña nai facía unha pota de café negro e almorzaban alí o que había, unha pouca boroa... porque o pan de ovo nada máis se facía para a Barca», relata Soneira, para quien Muxía «é todo un conxunto» y no se puede entender la historia del pueblo sin la de las aldeas, «vivían nunha simbiose».

Por supuesto, la pesca y el marisqueo también van a tener una presencia destacada en su intervención del sábado a las 12.00, que hará de memoria sin guión previo, porque «o mar é o corazón da vida dos pobos coma Muxía, dácha e mais quítacha». Lo sabe bien porque perdió a dos tíos percebeiros, como ha ocurrido en otras tantas familias de la localidad. De hecho, este mundillo inspira la mayoría de sus recuerdos estos días que callejea por Muxía con su esposa y con sus dos hijos, uno de 23 y otro de 20, que nunca han perdido las raíces y se mantienen muy apegados al pueblo y a Galicia. «En Madrid na casa sempre falei en galego. A miña muller enténdeo e aos fillos durmíaos con contos en galego sobre seu avó e sobre Muxía, aos que sempre lle puña algo de fantasía», recuerda.

Entre esos relatos, ahora llamarían especialmente la atención los relacionados con algunos productos del mar que son de auténtico lujo. «Teño visto tirar rodaballos como mantas, porque como non valían para salgar non se querían. Eran mellores os melgachos ou as roxas que se pelaban», cuenta Soneira, que llegó a hartarse de comer percebes. «Na casa de miña tía chegaban cos sacos -ao lombo, porque o que tiña burro iso xa era un luxo- e tirábanos nunha bodega de terra negra para escollelos. Os pequenos ían para estercar e os medianos comíamolos coma pipas», concluye el muxián, que ahora con 58 años, guarda historias de estas a montones.

Votación
2 votos
Comentarios

«O mar é o corazón da vida nos pobos coma Muxía, dácha e mais quítacha»