Carballo / La Voz

Partido soporífero, carente de ideas y sin apenas ocasiones de gol es lo que ofrecieron en As Eiroas el Bergantiños y el Somozas. El 0-0 hizo justicia a lo que se vio sobre el terreno de juego. Y eso que a priori los once iniciales invitaban al optimismo y al espectáculo.

Miguel Figueira apostó por un sistema de cuatro atrás (Bilal, Aarón, Agulló y Antonio) con Granada de mediocentro, Remeseiro y Diego de enganches, Yelco y Álex Diéguez por las bandas y Rubén Rivera en punta. Manuel García, preparador del Somozas, puso en liza un 4-5-1, con Eloy en punta, pero bien acompañado por la segunda línea, capitaneada por Juanma, muy activo en los primeros 45 minutos, Luis Nuño, Diego Uzal y Chacón. Juanito, por su parte, tenía la misión de mantener el centro de campo.

La primera parte fue mala. El Somozas tejió una telaraña imposible de atravesar para los jugadores locales, que se estrellaron una y otra vez contra el muro diseñado por Manuel García.

El único disparo a puerta de los visitantes fue obra de Luis (min 20), pero el balón salió por encima del larguero. El primer lanzamiento del Bergantiños se produjo a la media hora del partido, pero el disparo de Diego, el mejor ayer en As Eiroas, salió desviado. El primer acto solo tuvo dos lanzamientos más, ambos de Rubén Rivera (min 34 y 40), atajados sin problemas por Marcos. La nota negativa fue la lesión de Yelco (min 38), que sufrió un esguince en su tobillo derecho.

Un autobús

Tras la reanudación, los de Miguel Figueira dieron un paso al frente y los de Manuel García, un paso atrás. El técnico visitante decidió colocar un autobús ante la portería defendida por Marcos. Los diez jugadores estuvieron casi siempre por detrás del esférico. De hecho, el cuadro visitante no gozó de ni una sola ocasión de peligro en todo el segundo tiempo.

Claro que el escenario tampoco varió mucho para el Bergantiños. Sí que hubo una mayor presión en la salida del balón del Somozas, pero sin ideas. No fue un tema de actitud, sino de jugar más con el corazón que con la cabeza. Solo hubo dos ocasiones para los locales: un disparo lejano de Aarón (min 50), que lamió el poste izquierdo, y otro de Remeseiro, que salió lamiendo el poste derecho tras una gran jugada por la banda izquierda de Álex Diéguez. Es decir, muy poco bagaje en 96 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Bergan y Somozas jugaron a nada