carballo / la voz

El Patín Cerceda lo intentó -pero careció de suerte en los momentos claves- y acabó perdiendo contra un gran Oliveirense, por 2-5 (en la ida, los lusos vencieron por 6-3) en la ronda de los dieciseisavos de final de la Copa CERS.

Patín Cerceda: Martín Rodríguez; Fariza, Pablo Togores, Peli Fernández, Mantiñán -inicial- Gonzalo y Pablo Fernández.

Oliveirense: Xavier Puigbí; Albert Casanovas, Tó Silva, Gonçalo Alves, Diogo Silva -inicial- Martín Montivero, Nelson Pereira y André Azevedo.

Árbitros: Matteo Galoppi y Franco Ferrari (Italia). Muy mal. Perjudicaron desde el primer momento al equipo anfitrión. Protestados en todo momento.

Goles: 0-1, Tó Silva; 0-2, Gonçalo Alves; 0-3, Alberto Casanovas (descanso); 1-3, Gonzalo, de penalti; 1-4, Gonçalo Alves; 2-4, Peli Fernández; 2-5, Alberto Casanovas.

Incidencias: Excelente entrada en el pabellón González Laxe, de Cerceda, con 270 espectadores, de los que 52 era de Portugal.

El partido comenzó alto de ritmo. Ambos equipos buscaron el gol desde el primer minuto. Tanto el entrenador local, Juan Copa, como el visitante, Vítor Fortunato, no rehusaron del juego ofensivo.

Fariza y Mantiñán hicieron lucirse al meta visitante, Xavier Puigbí, -uno de los destacados del choque- y Gonçalo Alves también hizo lo propio con Martín Rodríguez.

Cuando faltaban 14 minutos para llegar al descanso, Tó Silva, en una jugada de Gonçalo Alves, abrió el marcador. Un mazazo, sin duda, para los rojiblancos, que se les ponía la eliminatoria casi imposible. El técnico Juan Copa pidió un tiempo muerto, y acto seguido los locales encajaban el 0-2 a falta de once minutos. Luego vino la injusta expulsión, por dos minutos, de Gonzalo. Con tres en pista (Fariza, Pablo Togores y Mantiñán), el Oliveirense marcó antes del descanso, por medio de Alberto Casanovas. Antes de la pausa, hubo una enganchada entre Mantiñán y Diogo Silva.

En la segunda parte, los cercedenses salieron a por todas. Pablo Togores disparó y se lució el meta luso. Gonzalo tiró fuera por poco en dos ocasiones. No era el día del Patín Cerceda a la hora de definir. El 1-3 reavivó los ánimos en la afición local, pero Gonçalo Alves no dio tiempo a esa esperada reacción y anotó el 1-4. En los siguientes minutos los anfitriones desplegaron su mejor versión. Varios lanzamientos continuados a gol, pero sin el objetivo deseado.

El Oliveirense tiró de oficio. Tuvo mucha posesión de bola para que el tiempo pasase, ya que el marcador le sonreía de forma clara. Una perdida de una bola de Peli Fernández provocó un contraataque, en el que Albert Casanovas no perdonó y cerró la cuenta (2-5). Hubo roces entre los jugadores, pero al final, el Cerceda cayó con la cabeza alta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un Patín Cerceda sin suerte cayó contra el Oliveirense en la CERS