ribeira / la voz

Hasta la bandera. Así estaba Rianxo ayer, tanto al mediodía como por la noche. La coincidencia de la fiesta de exaltación de sus productos marineros y de la Feira do Libro provocó en la villa el mayor lleno de lo que va de verano. El abarrote dominical compensó con creces la floja jornada del sábado, en la que la lluvia aguó la mañana a los promotores de ambas actividades.

Ya el intenso movimiento que se registró en las calles de la cuna de Castelao en la recta final del sábado hacían presagiar que la del domingo sería una jornada multitudinaria. La exhibición gastronómica protagonizada por el chef local David Alcalde reunió a más de un centenar de personas en la carpa situada en el paseo de A Ribeira y en cuanto el maestro de los fogones concluyó su lección, los presentes empezaron a catar los diversos manjares servidos en el recinto. Desde la organización de la fiesta culinaria explicaron que el goteo de comensales fue incesante hasta pasadas las once de la noche.

Pero la de ayer fue la jornada estrella de la cita gastronómica. La carpa estuvo llena durante un largo período coincidiendo con la hora de comer e incluso llegó a formarse una cola de entre 70 y 80 comensales.

Los 250 kilos, agotados

Tal fue el éxito que cosechó la xouba que, cuando sobre las cinco de la tarde se apagaron los fogones ya solo quedaban unos 30 kilos de los 250 dispuestos para la ocasión. Desde la organización se daba por hecho de que en la tanda de la noche se agotarían las existencias de la especie estrella de la feria.

Pero los comensales no solo quisieron catar ayer el pequeño pescado característico de Rianxo. Hubo muchos que también se animaron a saborear la paella de berberechos y mejillones: «Por momentos, servíronse tantas racións deste arroz como de xouba», explicó el responsable de la organización, justo antes de asegurar que, por su parte, el fin de semana resultó redondo.

El otro epicentro del terremoto que ayer se registró en Rianxo estaba en la plaza Castelao. Allí se desarrolló la última jornada de la Feira do Libro. Laura Novelle, Manuel Portas y Noelia Gómez presentaron sus libros. También se sumaron a la cita Xurxo Souto, que habló de A gran travesía de Chirua Macallás y ofreció un espectáculo musical, y Xoán Curiel, que deleitó a los niños con su Canta miña pedra canta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rianxo explotó entre xoubas y letras