José Luis Botana: «Este es un proyecto que funciona»

Apuesta por la unión entre veteranía y juventud como garantía para volver a ilusionar a los socios


Ribeira / la voz

José Luis Botana (Santiago, 1974) acaba de tomar el testigo de José Manuel Caamaño al frente del Noia. Lo hace después de una temporada amarga, en la que se intentó, sin éxito, el ascenso a Tercera. Ahora busca un nuevo giro de timón y volver a cohesionar un bloque experimentado que cuente con los jóvenes como garantía de futuro.

-¿Por qué dio el paso?

-Por una cuestión de responsabilidad y de continuidad. Cuando empecé con Manel (Caamaño) se marcaron unas premisas dentro de la directiva: compromiso, saber dónde estábamos, así como nuestras opciones reales como equipo. Di el paso en su momento y queremos seguir esa línea, creemos que este es un proyecto que funciona y con futuro.

-¿Y el objetivo de este curso? ¿Cuál tiene en mente?

-Sigue siendo el mismo, estabilizar el club en Preferente y disfrutar de aquellos premios como puede ser jugar en Tercera División. No queremos agobios, ni morales ni económicos que lastren esa línea. Sabemos qué carencias tenemos para crear un gran proyecto como pueden ser, por ejemplo, los de equipos como el Arosa; los del sur como Alondras y Choco; que se nutren del Celta, o los de A Coruña, que están bajo la influencia del Dépor. Nosotros vivimos en una zona compleja, sin grandes empresas y con problemas para fichar. Debemos ser conscientes y saber que Preferente es una liga estupenda para disfrutar de este deporte.

-¿Por qué se decantaron por Iván Carril como entrenador?

-Fue una situación curiosa. Cuando estaba Jaime como entrenador yo contacté con Iván para ficharlo como jugador. Acababa de llegar de Nueva Zelanda. Hice una intentona, pero duró cinco minutos. Después estuvimos charlando más tiempo sobre fútbol, sobre cómo veía el papel del entrenador. Nos volvimos a ver más tarde y hablamos sobre Preferente, lo difícil que es mantenerse en Tercera... En esta última ocasión le presenté nuestro proyecto. En principio no lo veía claro, pero se animó. Siempre se le marcó que se lo tomara sin presión, que queríamos empezar una transición dentro de la plantilla. Queríamos recuperar el plan que teníamos con Luis Bonilla, que hubiera un bloque con experiencia, competitivo y también con juventud, creemos que es la mezcla que funciona.

-En la última asamblea reconocieron una deuda de 5.000 euros, ¿cómo se encuentra el club económicamente?

-Existe ese déficit, pero tenemos ingresos de la temporada pasada pendientes de cobro, con lo que quedará subsanado.

-¿Y las previsiones para esta temporada?

-Intentamos crear un proyecto más modesto. El año pasado hicimos un esfuerzo tras el descenso de Tercera, que nos proporcionó más ingresos. Este año ajustamos el presupuesto, pero conseguimos mantener a un buen número de jugadores del año pasado para que lleven el peso competitivo del bloque. Sumados a los jóvenes creemos que esa unión nos permitirá competir a lo largo del año. A nivel económico no cambiamos mucho, los ingresos y los gastos no varían demasiado, hay un entramado de empresas fieles que siempre están ahí.

-Apostaron con fuerza por la sección femenina. ¿Competirán también en fútbol 11?

-Era nuestro objetivo el año pasado, pero no sabíamos si seríamos capaces de reunir a las jugadores para dar el paso. Al final se fue atrasando y competimos en la liga de fútbol 8. Este año tendremos dos bloques, uno en fútbol 11 y otro en fútbol 7. Queremos estabilizar el proyecto, que cada día más chicas puedan sumarse. Fue una pena que el EFM Boiro no subiera de liga, porque sería un escalón más para el fútbol femenino en la comarca.

-¿Y con la cantera qué plan hay?

-Queremos reforzar la idea inicial de los últimos años. Mejoran el entramado de entrenadores que den valor añadido. Aquí priorizamos la formación. En Noia tenemos la cantera para nutrir al primer equipo, aunque es complicado que un chaval que sale de la categoría juvenil juegue en Preferente o en Tercera.

-¿De ahí nacen los acuerdos con Lesende y Cruído?

-Sí, creemos que hay casos en los que es necesario un paso intermedio, que vean que tienen y les proporcionamos alternativas tras terminar la etapa juvenil. El ejemplo perfecto de que funciona es el de Isi, que estuvo en el Lesende y que este año ya tendrá ficha del primer equipo. O Canabal, que ya lleva ocho temporadas con el Noia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

José Luis Botana: «Este es un proyecto que funciona»