Los cazadores prevén una mala campaña por los efectos de especies depredadoras

X. Alvite / A. Gerpe

MUROS

Las repoblaciones de las entidades cinegéticas no han logrado recuperar conejos y perdices

13 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los cazadores barbanzanos ya descuentan las horas para la apertura de una nueva campaña cinegética que, en términos generales, vendrá marcada por la escasez de ejemplares que puedan abatir. Esta circunstancia se ha venido repitiendo de forma constante durante los últimos años y detrás de ella se encuentran distintos factores, aunque los aficionados coinciden en indicar uno de forma mayoritaria: el aumento del número de depredadores en los montes.

Se trata principalmente de varias especies como martas, zorros y lobos que, en opinión de los cazadores, acaban con las crías de animales como el conejo o las perdices. «Temos visto moitas crías mordidas, fainos pensar que por lobos», reconoce un aficionado de Mazaricos, una opinión con la que coinciden desde el resto de entidades.

La escasez de especies pese a las repoblaciones efectuadas motiva que muchas sociedades hayan puesto limitaciones a mayores de las que establece la normativa. En Ribeira, por ejemplo, hay topes de caza: tres conejos por cazador y día y tres ejemplares de plumas. La entidad soltó, además de conejos, un total de 600 perdices y, hace dos meses, 350 faisanes. Uno de los integrantes del colectivo, Víctor Reiriz, indicó que en los entrenamientos que ha llevado a cabo hasta ahora ha visto animales, pero subraya: «Non é que estea superpoboado». También comenta que los aficionados se ven muy limitados por los incendios: «O espazo comprendido entre A Cidade e O Vilar, así como o que vai desde San Amedio a Porto do Son, foi pasto do lume».