El corazón de la parroquia de Cures

Noelia Castaño es la nueva presidenta de un proyecto que busca mantener el deporte rey vivo en la localidad


Ribeira / la voz

«Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol». La frase pertenece al premio Nobel de Literatura, Albert Camus, uno de los intelectuales más importantes del siglo XX. No se equivocaba un ápice el escritor francés, firme defensor del deporte rey. Décadas después vemos como la pelota se convierte en la salvación de muchas vidas, en la pasión que da sentido a tantas otras y en el corazón que une parroquias y pueblos.

Esto último es lo que ha ocurrido en el seno del Cures, conjunto boirense que se ha convertido en uno de los últimos bastiones del espíritu y la tradición de la Galicia rural. «O fútbol é moi importante para nós. Aos partidos vén xente que está fóra, é un día no que nos xuntamos tódolos veciños». La que habla es Noelia Castaño, la flamante presidenta del club de Pomardorrío, quien lidera a una nueva junta formada hace apenas semanas.

«Este ano queríamos meternos xente máis moza. Animáronme o resto de rapaces. Querían unha muller levando a presidencia», reconoce la nueva responsable de un equipo humilde, pero que tiene un valor social que no existe en entidades con mayor peso económico. «Sabemos que non somos o mellor equipo. Non creo que poidamos pelexar pola liga, pero o que queremos é manter o bo ambiente e o compañeirismo. Non pretendemos nada de outro mundo», afirma tranquila, mientras reconoce que hasta este curso era una aficionada más que no fallaba cada 15 días en las gradas boirenses.

Reivindicaciones

Aunque humilde, como el resto de equipos del municipio, el Cures también tiene necesidades. Lejos de demandar un césped artificial, la nueva junta quiere «catro cousiñas. Necesitamos uns banquillos novos, unhas porterías para adestrar e baños públicos. Sabemos que o campo é privado, da comunidade de monte. Falamos co Concello e dixéronos que primeiro van cos municipais. Pero iso é algo que entendemos».

Lo más importante es mejorar la señalización hasta Pomardorrío. No es el primer equipo, e incluso árbitro, que llega tarde por esta cuestión. «É algo que nos dixeron que non habería problema. Xa non é a primeira acta e reclamación que se fai por este motivo. Os equipos non chegaban a tempo para xogar», confiesa entre risas Castaño.

Como cabeza visible del proyecto estará Butra, mítico futbolista barbanzano con experiencia en los banquillos de equipos como Puebla y Crocha: «Xogou tamén no Cures. O equipo é moi similar ao do ano pasado, sumándolle a fichaxe de Cristián Suárez, que vén do Cruído».

Con eses ingredientes, con amor a la tierra, a la parroquia y a su gente, el nuevo proyecto echará a andar el próximo 29 de septiembre. Si para Camus el fútbol se lo había enseñado todo, para Cures es el pegamento que une a un pueblo y que da sentido a que 22 chavales se vistan de corto para luchar por cada gol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El corazón de la parroquia de Cures