El centro son los padres


Este sábado se confirmaron los gobiernos municipales para los próximos cuatro años y se han volatilizado al fin esas máscaras que solo a los más incautos engañaban. Ahora comprobamos cómo, salvo en honrosas excepciones tipo Valls, el centro político son los padres y la moderación liberal viene de París.

Me produce gracia hasta la náusea ver cómo Inés Arrimadas se rasga sus vestiduras «casual» por la víctima número mil de la violencia machista mientras su partido pacta con la ultraderecha, esa que continúa enarbolando la bandera de las denuncias falsas sin ningún tipo de pudor; los mismos que se han dedicado a perseguir los últimos meses a las personas que se ocupan de estos casos en la Junta de Andalucía. Sepan que el machismo lleva ya más muertes en España en los últimos dieciséis años que ETA en toda su historia. A Bildu ni verlos en pintura, pero a Vox canapés y vinito español. Si en el embuste radica algún tipo de belleza, enhorabuena amigos naranjas, van ustedes para Miss Blue Division

No sorprende ya que el partido de Rivera haga lo contrario a lo que predica. Como buenos chicos y chicas de escuela privada son marxistas, pero de Groucho, no de Karl: «Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros». En estos términos incluso prefiero a los de Abascal que de la careta, como mucho, llevan la goma. Ahora, con el Ayuntamiento de Madrid saneado ha llegado el momento de volver a endeudar lo que Carmena ha conseguido arreglar estos cuatro años. Si al menos fuera para el bien común… pero no. El puente de plata esta gente lo vende a pedazos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El centro son los padres