El atracón


El artículo parte de una doble moral que me temo que no podré esconder. Ahora que ha pasado el grueso de las fiestas y he participado de las opíparas mesas familiares con alegría manifiesta, resulta que me pongo estupendo y hablo del hambre en el mundo. Ciertamente, la mala conciencia sería más creíble antes que después del atracón navideño, pero también es cierto que uno puede tener sensibilidad para los problemas ajenos y, a la vez, disfrutar de una festividad que tiende al exceso. Tenemos tan asociada la comida con las fiestas que no hay buena celebración sin buen banquete. El comedor es el centro de la vida familiar y cuando el calendario señala un día grande, las neveras y los bolsillos se vacían en favor de los agraciados estómagos. La gula es un pecado que gusta de la buena compañía. Y, además, dicen que a medida que cumplimos años, va ocupando el lugar que deja vacío la lujuria. Será por ello que en el infierno de Dante, la lujuria ocupa el segundo círculo y la gula es el tercero. Y, por supuesto, es un pecado del mundo rico.

Con lo dicho, cualquier día sirve para retomar la reflexión que hizo el papa Francisco a las puertas de Navidad: «Con la comida que se tira se podría alimentar a todas las personas que padecen hambre en el mundo». Él tiene la virtud de convertir las grandes frases en realidades. Para muestra, el botón de su vídeo dedicado «a los cartoneros y recicladores de todo el mundo», con la intención de encontrar la forma de revertir la comida sobrante de unos para alimentar a todos.

Lo cierto es que vivimos en un paradigma prepotente y excesivo que se sustenta en una simbiosis perversa: una parte del mundo acumula, gasta y excede; y la otra sobrevive como puede. Cuando hablamos del primer mundo debemos referirnos a las cuentas corrientes y no a la zona geográfica, porque no olvidemos que en Kuala Lumpur se mueve más dinero que en Wall Street. ¿Y qué decir de esos países sentados sobre barriles de petróleo cuya pornográfica riqueza no sirve para paliar la miseria?.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El atracón