Inmoralidad y juego «on-line»


No soy yo tan puritano como para pedir que se eliminen todos los juegos de azar, aunque me gustaría serlo. Sin embargo, creo que cabe distinguir entre quinielas y loterías tradicionales y las nuevas de juego on-line.

El juego por Internet, ese que promocionó nuestro admirado marqués Del Bosque con su anuncio de una conocida casa de apuestas deportivas (¡quien coño habrá metido en esa cloaca a un tipo que nos caía bien!), o el insultante y repulsivo «¡apuesta, apuesta, apuesta!... ¡piensa, piensa, piensa!... ¡vive, vive, vive!... ¡salta, salta, salta!... ¡póker, póker, póker!» de un tal Sobera, me causan tal repugnancia y me producen tal rechazo que, no hace mucho, a punto estuve de perder unos cientos de euros a causa de la propaganda de ese juego; no por jugar, no, sino por un zapato que le lancé al televisor pues, con los nervios, no encontraba el mando a distancia. Eso sí, sin que mis nietos vieran tal inadecuado proceder.

Jugar a la lotería o a las quinielas (aunque por mí podían prohibir los dos juegos desde ya), pienso que no tiene el nocivo efecto de la inmediatez de los juegos por Internet. En estos, además de ofrecer dinero para que te inicies en el juego -«20 euros gratis, regalo de bienvenida»-, a la juventud le tienta el hecho de que los premios son inmediatos. Puedes jugar continuamente, hasta para adivinar si un jugador se va a lesionar de la pierna derecha o de la izquierda. Y de esa manera se provoca el vicio entre los más jóvenes, a costa de la natural inexperiencia y ambición que conlleva la edad, que a más de uno lo meterá en el lodazal de la ludopatía.

No sé si un marqués con título regalado necesitaba unos cuantos euros para mantener su prestada nobleza. Tampoco sé si hay alguien que le pueda hacer caso a Maradona, también partícipe en el mismo anuncio publicitario. Sin duda hay gente para todo. Pero ¡ay!, con eso sí que no puedo, a los que vean el anuncio de «¡póker, póker, póker!... ¡juega, juega, juega!... ¡vive, vive, vive!...» a modo de terapia, les animaría a que digan a coro: «¡Fuera, fuera, fuera!... ¡calla, calla, calla!».

¡Uff! Ya acabé de desahogarme contra algún que otro actor. Pero, ¿qué decir de los deportistas en activo?... Los Nadal, Piqué, Neymar, Cristiano Ronaldo… No sé en que estarán pensando nuestros legisladores para suprimir esa nociva propaganda que me atrevo a calificar de inmoral, por el nocivo efecto que produce en la juventud. Y difícil no debería de ser, cuando países como Estados Unidos (al más famoso jugador de béisbol, Pete Rose, lo condenaron de por vida a no poder jugar por haber participado en apuestas deportivas), Rusia, Italia, Bélgica, México, China, etcétera, ponen serias restricciones a la propaganda de las apuestas. Por poner un ejemplo bueno de los muchos malos que tienen los Estados Unidos, un jugador de la NBA no podría seguir compitiendo si se presta a hacer propaganda de apuestas deportivas. Y eso, ni Trump ha sido capaz de cambiarlo… todavía.

Y que conste que no estoy cabreado. Para que lo sepan; con los reintegros, he recuperado lo gastado en la lotería de Navidad y Reyes. Pero eso del juego on-line

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Inmoralidad y juego «on-line»