Educación sin fronteras de edad

Los alumnos del curso de mayores del instituto Campo de San Alberto de Noia presentan un documental sobre la emigración


noia / la voz

Cuando eran pequeños no tuvieron la oportunidad de estudiar, y muchos se vieron obligados a trabajar desde niños para poder ayudar a sus padres a traer comida a casa. A otros, en el peor de los casos, no les quedó más remedio que coger la maleta y emigrar a otro país. Ahora, ya jubilados, no han perdido esa ilusión por seguir aprendiendo y en el instituto Campo de San Alberto de Noia han encontrado un lugar en el que dar rienda suelta a sus inquietudes, e incluso a cruzar fronteras para compartir sus experiencias con compañeros de Portugal, Grecia, Croacia y Eslovenia.

Seis profesores capitaneados por Suso Montero y 25 alumnos del curso de mayores de enseñanzas básicas iniciales (EBI 2) han participado este año en un proyecto a nivel internacional que giraba sobre la gente que tiene que emigrar, y que reunió a más de 600 estudiantes de cinco países. «El objetivo era contar en primera persona la experiencia de la emigración. Para ello, nos inspiramos en el libro de Kapuscinski Viajes con Herodoto, donde habla de lo que implica cruzar una frontera, y luego decidimos encauzar el proyecto a través del cine», explicó Mariela Dosil, jefa de estudios del instituto noiés. Cada país escogió una película relacionada con el tema migratorio, y en el caso de España fue Un franco, 14 pesetas, un filme sobre el que luego se realizaron vídeo foros, charlas y debates.

 Paralelamente, los alumnos también comenzaron a grabar un documental en el que cada uno hablaba de su experiencia como emigrante. «Tuvimos que reducir sus historias porque no teníamos metraje para tanto, pero con todas sus experiencias editamos un libro que se titula La historia interminable», recordó Dosil, que también reconoció que se encontraron con serias dificultades para hacer la grabación. «Tuvimos que aprender todos, nosotros no sabíamos nada de cine, ninguno de los profesores ni alumnos teníamos experiencia en el cine, y además contábamos con un equipo rudimentario: una cámara de fotos con vídeo, un pequeño micrófono y poco más».

 Para hacer el documental más interesante, junto a las historias de los propios alumnos, también se añadieron los testimonios de familiares, e incluso de gente joven que en la actualidad se ve obligada a emigrar para poder trabajar. Entre ellos, la futbolista Vero Boquete, que también colaboró con la iniciativa, así como un grupo de alumnos extranjeros que estudian en Noia. Después de todo este duro trabajo, el documental -titulado Cruzar a fronteira- se dará a conocer al público este fin de semana, en una proyección que tendrá lugar mañana, a las 21.30 horas, en la Sociedade Liceo de Noia.

Experiencia

Este no es el primer proyecto que realiza el instituto Campo de San Alberto a nivel internacional, ya que cuenta con una dilatada experiencia de más de ocho años colaborando con centros de otros países. De hecho, por la iniciativa del año pasado incluso recibieron varios reconocimientos por parte del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación y de la comisión europea de Cultura y Educación.

Mariela Dosil reconoció que «no es fácil enseñar a la gente mayor de la forma tradicional con encerado y libro, hay que motivarla e incentivarla. Gracias a estos proyectos internacionales, viajan con nosotros, conocen gente e intercambian experiencias con personas de otros países», apuntó la jefa de estudios del instituto noiés, que solo tiene palabras de agradecimiento para estos alumnos. «Son estupendos, es gente con la que aprendes mucho como profesor, porque su experiencia es la vida. Este curso es un intercambio de aprendizajes, y siempre es gente muy agradecida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Educación sin fronteras de edad