El Gran Premio Fipresci a la mejor película del año llega a las salas

Maren Ade se encumbra con su tercer largo tras el éxito cosechado con sus dos anteriores trabajos


2016 • Alemania, Austria, Rumanía • Maren Ade • Peter Simonischek (Winfried Conradi/Toni Erdmann), Sandra Hüller (Ines Conradi), Michael Wittenborn (Henneberg), Thomas Loibl (Gerald), Trystan Pütter (Tim), Hadewych Minis (Tatiana) • Si existe un premio sinónimo de calidad cinematográfica, ese es el otorgado por la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci). Establecida en la actualidad en 50 países para la promoción y el desarrollo de la cultura cinematográfica, concedió por primera vez su galardón en la edición inaugural del Festival de Cannes en 1946.

A día de hoy entregado en 75 festivales internacionales de cine, desde 1999 designan a la mejor película del año con el Gran Premio Fipresci, a través de una votación de 475 miembros de todo el mundo. El reconocimiento más representativo de la federación concedido a grandes obras del siglo XXI como El círculo (Jafar Panahi, 2000), Un hombre sin pasado (Aki Kaurismäki, 2002), Lejano (Nuri Bilge Ceylan, 2002), Hierro 3 (Ki-duk Kim, 2004), 4 meses, 3 semanas, 2 días (Cristian Mungiu, 2007), La cinta blanca (Michael Haneke, 2009) y El escritor (Roman Polanski, 2010), ha recaído en su última edición en el estreno seleccionado de la semana.

El argumento

Toni Erdmann

, una comedia poco convencional con un enfoque filosófico, producida, dirigida y escrita por la realizadora alemana Maren Ade, «es una conminación a asumirse plenamente. Estamos ante dos personas que han sabido madurar y aceptarse tal y como son».

Ines trabaja en una importante empresa alemana con sede en Bucarest. Tiene una vida perfectamente ordenada hasta que Winfried, su padre, llega de improviso y le hace una pregunta inesperada: «¿Eres feliz?». Incapaz de contestarle, su existencia se ve conmocionada por la presencia de ese padre del que se avergüenza un poco, pero que le va a ayudar a dar nuevamente sentido a su vida gracias a un personaje imaginario: el divertido Toni Erdmann. Como apunta Ade, «el humor, en muchas ocasiones, es la mejor herramienta para trascender la realidad».

Conocida por su rol de productora de películas como

Tabú

(2012) o los tres volúmenes de

Las mil y una noches

(2015) de Miguel Gomes, empieza a trascender como directora tras ser premiado su primer largometraje

Los árboles no dejan ver el bosque

(2003) en Sundance, el segundo

Entre nosotros

(2009) en Berlín, y el tercero que nos ocupa, además de recibir el Gran Premio Fipresci, conseguir en los Premios del Cine Europeo el pleno: película, directora, guion, actriz (Sandra Hüller) y actor (Peter Simonischek).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Gran Premio Fipresci a la mejor película del año llega a las salas