«Explotou o coche e vímonos rodeados»

Uno de los tabiques de esta casa quedó muy dañado, con los cristales de ventanas reventados y una puerta calcinada


Ribeira / la voz

El fuego ejerció, en la madrugada de ayer, de invitado inesperado en la casa familiar de Marta Sopeña. La vivienda, rodeada de pinares, estuvo muy cerca, una vez más, de acabar siendo pasto de las llamas. Fueron los integrantes de esta familia, y de los servicios de emergencia, los que evitaron que el fuego acabase entrando hasta el salón. Y es que las llamas se frenaron en uno de los tabiques que dan forma a esta casa de planta baja, no sin antes levantar la pintura, reventar los cristales de dos ventanas y quemar buena parte de una puerta de madera.

Marta Sopeña, y una de sus hijas, explican, ya fuera de peligro, que la explosión de un coche de la Guardia Civil, a poca distancia, avivó las llamas e hizo que avanzara a la velocidad del fuerte viento para cercar esta casa por los cuatro costados. «Explotou o coche e vímonos rodeados, case sen tempo para reaccionar. Fixemos o que puidemos, pero o lume chegaba por tódalas partes e tivemos que apagalo nós ata que chegaron os medios de extinción», explica Sopeña, que matizó que la parte del jardín formada por castaños y encinas fue la que mejor resistió el calor: «A ver si así alguén reflexiona sobre a política forestal de Galicia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Explotou o coche e vímonos rodeados»