¡Qué tropa!


Exclamó el conde de Romanones de forma tan castiza. Entre un presidente amortizado y un líder de la oposición amodorrado no reúnen un atisbo de ilusión que trasladar a la ciudadanía ¡Más secos que la mojama, vamos! Y con esos mimbres mal podemos lidiar con la crisis que azota esta parte del mundo. Pero volvamos al ruedo nacional. Tenemos un Gobierno que ha ido dando bandazos, cada cual más hilarante, que han dejado en la cuneta a millones de personas.

La situación de Zapatero era crítica, marcaba la reserva. Pero hete aquí que con un par de apoyos a los presupuestos -bien pagados a cuenta del resto- y una remodelación del Ejecutivo, más o menos importante, ha dejado en fuera de juego a la oposición, que por lo bajines hasta admite que es mejor equipo y con mayor proyección pública ¿Por qué? Mariano Rajoy hace tiempo que ha escogido su estrategia para llegar a la Moncloa y de ella no se mueve un palmo. Lo penoso es que tal plan solo consiste en sentarse a esperar, puro en ristre, a que le den matarile electoral al caballero de la triste figura. Rodeado de mediocres y con la ínclita Soraya haciéndole palmas y loas. Sin importarle si hay luchas intestinas en su partido, si la corrupción los carcome o que España se vaya directamente a la mierda. Sin duda uno de los políticos más indolentes que hemos conocido desde los Reyes Católicos. Por eso, si le sacan de guión, está más perdido que un pulpo en un garaje. O casi desaparecido.

¿Y por la otra parte? Vista la solución, sobran las palabras. Ampliarle cometidos al experto fontanero Rubalcaba, desdecirse de excentricidades pasadas (ministerios de Vivienda e Igualdad), soltar lastre (De la Vega y Moratinos) y premiar lealtades (Trinidad Jiménez). Lo de Leire Pajín es algo más esotérico. Porque lo único que ha demostrado hasta el momento es una verborrea zafia e incontenible ¡y a las hemerotecas me remito! Un discurso vacío, incoherente y de vulgar peloteo a quien tanto le debe. Su total falta de consistencia e inteligencia no ha sido obstáculo para ocupar -siempre a golpe de índice de Zapatero- altos cargos en los que ha mostrado su necedad e incompetencia, pero por los que obtiene uno de los mayores ingresos logrados por político alguno. Ahora, en la inadmisible machada del trasnochado alcalde de Valladolid, ha encontrado un bálsamo y que, por el momento, las críticas hacia ella bajen de intensidad. Pero no duden de que en el futuro nos volverá a deleitar con sus delirios visionarios.

Y con todo ello se obvia la reflexión seria y la adopción de medidas acertadas y valientes para sacarnos del foso donde nos hallamos. Para sentar las bases de una economía competitiva y no especulativa. Para que algún día podamos jugar en la Champions League de verdad, no en sueños. El grupo de países más fuertes, como Alemania, Reino Unido, Francia o Dinamarca ha adoptado medidas muy duras. Un ejemplo: el gobierno británico prevé reducir 490.000 funcionarios, un 12% del total, y retrasar la jubilación a los 66 años para ahorrar 95.000 millones de euros en cuatro años. En España, con casi el mismo número de funcionarios y ¡15 millones de habitantes menos! se hizo un ajuste anecdótico. Por esos pequeños matices nosotros pertenecemos al grupo de Grecia, Portugal?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

¡Qué tropa!