Durán presume: Vilanova es cada vez más «un sitio agradable para vivir»

Durán presume de acabar el año con índices positivos en paro, construcción y población


vilanova / la voz

Se acaba el año y toca hacer balance. El gobierno local de Vilanova compareció ayer en rueda de prensa para dar cuenta de varios índices que, en su opinión, reflejan la buena salud económica del municipio, más allá de los números rojos que arrastran las arcas locales. «Estamos consiguiendo convertir a Vilanova en un sitio preferente para vivir, en sitio agradable para vivir», según indicó el alcalde, Gonzalo Durán. Y puso datos sobre la mesa. En 2018 se recaudaron 93.800 euros por el impuesto de construcciones (Icio) frente a los 30.000 del ejercicio anterior; casi un 300 % más. En este cómputo no figuran las dos licencias concedidas para sendas naves industriales en los polígonos de Baión y Tremoedo, porque la política fiscal del Concello exime del pago de impuestos y tasas a las empresas que eligen Vilanova para desarrollar su actividad. La mayor parte de las obras ejecutadas en el 2018 corresponden a reformas de viviendas unifamiliares, que es la que más abunda en el municipio debido a su carácter, eminentemente, rural.

Los populares presentaron otras cifras para demostrar que Vilanova va bien: el de la población y el paro. El municipio tiene 10.361 vecinos un censo que aún está lejos de los 10.600 habitantes del 2008, pero que se mantiene estable frente a la sangría demográfica que están sufriendo otros territorios. No obstante, la natalidad todavía no compensa la mortandad, «lo cual demuestra que a Vilanova está viniendo gente a vivir», apuntó el alcalde. San Miguel es, seguida de Caleiro, la parroquia que presenta los mejores índices en este campo.

En cuanto al paro, Vilanova cierra el año con 679 personas sin empleo, un 15,11 % de la población activa, el nivel más bajo en una década. En el año 2006, cuando la crisis todavía no había pasado su peor factura, eran 761. El turismo es otro sector que va viento en popa en Vilanova, con una subida en el número de visitantes del 40 % el pasado verano respecto a años anteriores, según las mismas fuentes. Y en todo ello tiene mucho que ver, dicen, la gestión municipal. La clave, añaden, es la prestación de servicios, porque en Vilanova los vecinos pueden disfrutar de transporte municipal gratuito, señal de wifi libre y una amplia oferta cultural y deportiva. «Tenemos paseos, el comercio empieza a repuntar y vamos a reactivar la zona de veraneo tradicional de Vilanova». Se refiere Gonzalo Durán a la regeneración de las playas urbanas de A Carteleira y A Braña, que está previsto acometer para este verano con cargo a una inversión de 130.000 euros, y a la continuación de la senda peatonal de A Braña.

En materia de infraestructuras y equipamientos, el auditorio municipal de O Esteiro representará un antes y un después para Vilanova. Entre tanto no acaban las obras -que siguen acumulando retraso tras retraso-, el pabellón multiusos seguirá haciendo las funciones de escenario y de sala de cine.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Durán presume: Vilanova es cada vez más «un sitio agradable para vivir»