vilagarcía / la voz

Hace unas semanas, en plena ola de frío, una familia subió a al monte Xiabre para intentar ver la nieve. Acabaron atrapados en el hielo, con un buen susto en el cuerpo y, por si eso fuese poco, con una multa en el bolsillo: sin darse cuenta habían cruzado la frontera de Vilagarcía, saltándose el cierre perimetral. En el Xiabre se enmarañan los límites de la capital arousana con los de Catoira y Caldas, y es fácil saltar de uno a otro concello sin darse cuenta. Pero no vivimos buenos tiempos para los despistes geográficos: es recomendable tener el mapa en la cabeza antes de echarse a andar, porque de lo contrario nos podemos llevar amargas sorpresas.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Estas son las rutas en las que pasarse de la raya acarrea multa