Mujeres, todo esto es vuestro

María, que es matrona, ha abierto una consulta en la que cuida la salud de féminas de todas las edades


vilagarcía / la voz

Resulta difícil de creer, pero en pleno siglo XXI el cuerpo femenino sigue siendo tabú. No todo, claro. Pero sí «esas partes íntimas» de las que no se habla ni en los anuncios de geles que deben aplicarse en ellas. María sabe el trabajo que sigue costando, incluso en una conversación entre mujeres, poner nombre a la vagina, a la vulva, a la zona perianal. Ella, que por las tardes se viste su bata de matrona, recibe a muchas pacientes que llegan con problemas «ahí abajo», o que reconocen no tener ni idea de «cómo está la cosa». «No solo es que a muchas mujeres les dé vergüenza hablar de su cuerpo, es que esas partes están completamente olvidadas, es como si no existiesen», relata María.

Pero existen. Están ahí y, en ocasiones, dan problemas. De prevenirlos y de curarlos se encargan las matronas. ¿Sorprendidos? Es probable que sí. «Cuando digo que soy matrona, muchas mujeres me responden con ‘a mí ya me llegas tarde’, ‘yo ya tuve hijos’. Pero lo cierto es que la matrona se encarga de muchas cosas más allá de los embarazos y los bebés», relata la mujer que ha puesto en marcha Mimatrona.

María es enfermera especializada en eso, en la salud de las mujeres de todas las edades, «desde la adolescencia a la menopausia», explica. Mujeres «con hijos y sin hijos, o a punto de tener hijos», bromea. Hace un tiempo, María estableció una alianza con una fisioterapeuta que, de vez en cuando, le enviaba pacientes. Mujeres que arrastraban problemas que podían, si no curarse, si ser minimizados gracias a los conocimientos de una profesional que se había especializado en el cuidado del suelo pélvico. «Un día descubrí el espacio del coworking Dalle que Dalle y decidí organizar un taller sobre suelo pélvico. Y aquello marcó un antes y un después, porque me di cuenta de que había muchas mujeres interesadas en lo que yo les podía aportar».

Así fue como surgió la idea de abrir una consulta de matrona. Un espacio en el que abordar sin tapujos los problemas físicos específicos de las mujeres. Cualesquiera que estos sean. Desde incontinencia urinaria a dolores menstruales -porque si la regla duele es que algo está mal-. Desde la sequedad vaginal a las incomodidades aparejadas a la menopausia. «Hay mujeres que lo pasan fatal en distintas etapas de su vida, y sin ninguna necesidad», explica María, que está dispuesta a acabar con la dictadura del pudor impuesto y la vergüenza aprendida.

Las pacientes

En su consulta, por supuesto, se atiende a futuras mamás, ansiosas por prepararse para la gran aventura que están a punto de iniciar. Se hacen clases en pareja de preparación al parto y a una nueva vida. Se recibe a adolescentes que llegan llenas de dudas sobre su cuerpo y los cambios que en él se producen. Se trata a mujeres que no se resignan a convivir con las pérdidas de orina. Hay, pues, mujeres de todas las edades dispuestas a tomar las riendas de sus cuerpos.

«Cada caso es diferente, pero en general, lo primero que hago es realizar una valoración de la musculatura del suelo pélvico y de la faja abdominal», cuenta María. Con ese diagnóstico listo, elabora un plan personalizado para cada una de sus pacientes, que suele terminar con su incorporación a alguno de los grupos organizados en los que se realizan ejercicios de hipopresivos y otras técnicas que contribuyen a mejorar la salud del suelo pélvico, la faja abdominal y la postura.

Hay otras estrategias, otros métodos que se pueden explorar. Y María, que no es mujer de falsos pudores, los ofrece también a sus pacientes. «Todas las mujeres que vienen a mi consulta salen con un vibrador. La reacción es sorprendente. Muchas parece que sienten cierta vergüenza, pero cada vez más me voy encontrando mujeres que me dicen ‘yo ya tengo’, ‘me lo regalaron’». Un vibrador, señala, «ejercita y tonifica la musculatura y te ayuda a conocer tu cuerpo, una parte olvidada de tu cuerpo». Y de eso se trata, de conocernos, de cuidarnos. De reivindicarnos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mujeres, todo esto es vuestro