El picudo lleva al borde de la tala a la palmera centenaria de Ravella

El ejemplar tendrá que ser derribado si falla una última intervención quirúrgica

;
Tratamiento en las palmeras de Ravella en contra del picudo rojo Un técnico de Arbogal nos explica las consecuencias de esta plaga

vilagarcía / la voz

No pintan bien las cosas para una de las dos palmeras centenarias que crecen junto al acceso principal a la Casa do Concello de Vilagarcía. Los técnicos de la empresa Arbogal se encaramaron ayer a lo más alto de ambos ejemplares para comprobar si el tratamiento preventivo que aplicaron hace meses, a fin de reforzar sus defensas naturales, había funcionado a la hora de repeler al temido escarabajo picudo, protagonista de una verdadera plaga en el sur de Galicia. Como en los chistes, hay una noticia buena y una mala. La buena consiste en la constatación de que la menor de ellas no ha sido infectada. La mala se refiere a su compañera, la de mayor altura, que ha sido atacada hasta el tuétano. La situación es extraordinariamente grave, hasta el punto de que Ravella recurrirá a una medida extrema para tratar de salvar la vida de un árbol que, con el transcurso del tiempo, se ha convertido en un emblema de la ciudad. Una intervención quirúrgica cuyos resultados se revelarán en primavera. Si todo va bien, perfecto. Si no es así, la tala.

De momento, los técnicos han retirado las hojas secas, que eran muchas y estaban prácticamente sueltas. El aspecto que ofrece la palmera es extraño, privada de todos sus apéndices superiores. E irá a peor, puesto que la actuación a la desesperada, que se llevará a cabo la semana que viene, consiste en el raspado y eliminación de todas las partes infectadas. Teniendo en cuenta que el insecto ha penetrado hasta el tronco, a través del centro de la copa, el ejemplar será sometido a un completo afeitado, por así decirlo. La idea es conseguir que el avance de la plaga se detenga con esta intervención, de forma que los nuevos brotes que crezcan estén libres del voraz picudo. Lógicamente, habrá que aguardar a primavera, la temporada en la que brotan las palmas, para comprobar si todo ello ha valido para algo. En caso contrario, los vilagarcianos tendrán que irse acostumbrando a contemplar una sola palmera a las puertas de su Casa Consistorial, una asimetría que jamás se ha producido en los ciento y pico años transcurridos desde que las palmeras fueron plantadas.

Los ejemplares llegaron a Ravella en algún momento entre 1905 y 1910. Por lo tanto, tienen, como mínimo, 107 años. Cualquier secuencia de fotografías tomadas ante la Casa do Concello permite comprobar cómo han ido medrando con el paso del tiempo. Buena ocasión, por ejemplo, para dejarse caer por la sala Antón Rivas Briones y repasar la exposición Scenes at Arosa Bay, vidas propias, miradas alleas.

Lo importante, en fin, es que la palmera dañada recibió ayer una buena dosis de insecticida y fungicidas, cuya aplicación se repetirá periódicamente a partir de ahora. Tanto el otro ejemplar como el que crece en los jardines del Doctor Fleming están bien, pero seguirán siendo objeto de tratamientos preventivos.

Encaramado no vehículo escaleira do servizo de Emerxencias, armado de mono, máscara e fumigador, a imaxe que Francisco Javier ofrecía onte tiña un algo de batalladora. O escaravello picudo non é un inimigo doado de bater.

Francisco J. Peleteiro, técnico de Arbogal:

"Vai quedar só o pau, coma un tótem, e agardemos que en primavera agrome"

Encaramado no vehículo escaleira do servizo de Emerxencias, armado de mono, máscara e fumigador, a imaxe que Francisco Javier ofrecía onte tiña un algo de batalladora. O escaravello picudo non é un inimigo doado de bater.

-¿Que pode pasar coa palmeira?

-É coma un ser humano que está enfermo e vai ao hospital. Pode responder ben ao tratamento ou morrer. Coma calquera ser vivo.

-¿En que consiste esa intervención cirúrxica?

-En quitar toda a parte afectada e deixar só a xema terminal. A palmeira ten dúas xemas, unha que fai agromar as palmas de enriba e outra que bota raíces. Se esa xema terminal, que é a única que hai, está moi afectada, iso non vai agromar. Se non é así, brotará outra vez e teremos unha palmeira nova aló enriba.

-Digamos que vai quedar completamente afeitada.

-Completamente. Vai quedar só o pau, un tótem, e agardemos que agrome en primavera. Vai estar todo o inverno sen nada e haberá que aplicarlle funxicida, porque esa xema nova é moi tenra e os fungos pódena atacar.

-¿E o outro exemplar?

-En principio non se ve nada, pero agora iremos [no momento da conversa, os técnicos aínda non subiran á segunda copa]. O normal é que mentres estean comendo aquí non vaian para aló.

-A infección é rápida, ¿non?

-É. Esta é unha das palmeiras máis altas de Vilagarcía. O picudo viaxa polo aire e a primeira que detecta é a máis alta. A verdade é que este escaravello fixo en verán moitísimo dano.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El picudo lleva al borde de la tala a la palmera centenaria de Ravella