«Ser pais é un desexo; en ningún caso é un dereito»

S. G.
Vilagarcía / la voz

La gestación subrogada es un tema de alta complejidad; no solo por todo lo que respecta a su parte legal y ética, sino también por el intento de lograr una definición que se ajuste fielmente a la realidad de esta práctica. Desde el BNG, que esta tarde organiza un debate en el auditorio municipal de Vilagarcía, a las 19.30 horas, la definen como «a mercantilización do corpo da muller con fins lucrativos», tal y como apunta Neal Baxter, miembro de los grupos de trabajo sobre LGBTI y Acción Feminista. Olalla Rodil, diputada en el Parlamento, matiza el hecho de que «unha parella firma un contrato e aluga o útero dunha terceira persoa».

Lo indiscutible para ambos es que «é un atentado contra os dereitos e a dignidade humana». Rodil argumenta que esta práctica reduce a la mujer «exclusivamente á súa capacidade reprodutiva», además de «condicionar a súa vida durante como mínimo nove meses». Expone que, tal y como se puede comprobar en los contratos que ya se realizan en países donde los vientres de alquiler están legalizados, algunas de las cláusulas imponen ciertas condiciones de vida, de alimentación y de desarrollo sexual. «Son as outras persoas as que deciden por ti».

Pese a ello, son muchos los que luchan por la legalidad de esta práctica, afirmando que existen mujeres que prestan su vientre de manera altruista y solidaria, incluso a familiares y parientes. Olalla considera que estos casos son «mínimos». Baxter sostiene que lo que abundan son «grandes clínicas privadas para aqueles que poden asumir os elevados custes que implica contratar unha nai de aluguer». Además, apunta que existen muy pocos datos al respecto: «O que se coñece son as persoas que queren recorrer a este tipo de xestación, así como as probas ás que se someten durante o proceso; pero as mulleres que enxendran non saen á luz, son case fantasmas».

Los casos de padres que desean recurrir a gestación subrogada adquieren alta repercusión cuando se trata de figuras públicas. Destacan los de numerosos famosos del panorama nacional e internacional: desde Miguel Bosé y Jaime Cantizano, hasta Cristiano Ronaldo o Ricky Martin. Neal cree que esto es «unha moda, como a de adoptar nenos de África hai uns anos». Mientras, Olalla considera que «por isto dáse unha banalización moi grande dun debate que é moi complexo, xa que se está naturalizando a opresión e vulneración dos dereitos máis elementais das persoas».

En numerosos países se tiende a legalizarla, pretendiendo con ello mejorar las condiciones de vida de las mujeres que, aún de manera ilegal, se ven obligadas a buscar beneficio económico prestando su útero. «O que non se pode facer é colocarse diante dunha política de feitos consumados: como xa existe, mellor lexislar; non se pode consentir», afirma tajante Neal Baxter. Ambos sentencian que «ser pais non é un dereito, é un desexo ou unha vontade». De ninguna manera consideran factible que un deseo personal permita vulnerar la dignidad humana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Ser pais é un desexo; en ningún caso é un dereito»