La ausencia del secretario y la falta de interventor lastran al Concello grovense

El alcalde reconoce que esta situación genera «un problema muy serio»

.

vilagarcía / la voz

El Concello de O Grove está afrontando, en estos momentos, un reto: funcionar sin secretario ni interventor titular. La primera de las plazas está cubierta por un profesional en comisión de servicios, pero este se verá obligado a pasar al menos 16 meses fuera de su destino para poder realizar un curso de habilidades directivas impulsado por el Gobierno central. El puesto de interventor llevaba años cubierto por un técnico, pero por motivos de enfermedad este se ha visto apartado de sus funciones y, a estas alturas, su labor la realiza, una vez por semana, el interventor del Concello de Cuntis.

La situación, reconoce el alcalde José Cacabelos (PSOE) es preocupante. «Hasta ahora, cuando el secretario estaba de vacaciones o se ausentaba, había una técnica que asumía temporalmente su puesto», explica el regidor. Sin embargo, esa cobertura es voluntaria, y en esta ocasión la persona que venía desempeñando esa función ha rechazado el ofrecimiento del gobierno local: tendría que asumir todo ese trabajo extra durante demasiado tiempo, y en un momento complejo, ya que son muchos los asuntos de enjundia que en estos momentos están sobre el tapete municipal.

«Así que nos hemos quedado sin Secretaría y estamos como estamos en Intervención, con un profesional que viene un día a la semana, un tiempo claramente insuficiente».

Cacabelos considera que esta es una muestra más del ninguneo al que se ven sometidos los ayuntamientos. «En el caso del secretario, el Gobierno lo obliga a realizar los cursos en Madrid, y a nosotros nos obliga a pagarle el sueldo. Con lo cual, ¿con qué recursos podríamos pagar a un posible sustituto?». En el caso de que fuese posible encontrar alguno. Según señala Cacabelos, se ha publicado la lista de vacantes en cargos de este perfil, pero es poco probable que haya candidatos interesados en acudir a O Grove. Y es que, en lo que a clase funcionarial se refiere, este municipio está en el rango de ciudades como Vigo, por lo que compite con localidades mucho mayores y con unos presupuestos mucho más elevados a la hora de disputarse a las personas con el currículo necesario para poder desempeñar las funciones de Secretaría e Intervención. «De hecho, estamos pensando que nos rebajen de categoría, porque esto no tiene sentido», explica Cacabelos.

El regidor reconoce estar preocupado. El PXOM o la operación para construir el auditorio son solo dos de los asuntos que están sobre la mesa y que requerirán un número ingente de informes y cientos de consultas que no hay, ahora, quien pueda contestar.

Votación
0 votos
Comentarios

La ausencia del secretario y la falta de interventor lastran al Concello grovense