De fiesta en fiesta, con parada especial en Ponte Caldelas

En el río, el mar, entre amigos o saboreando platos internacionales. Así fue el domingo festivo, donde el abarrote en la celebración caldelana se hizo notar

M. H. R. R.
Pontevedra / la voz

Otro domingo de verano y, de nuevo, la actualidad estuvo marcada por las fiestas que se prodigan por todos los rincones de la provincia. Para comer, para disfrutar de la naturaleza, para reunirse con los amigos..., la oferta festiva toca todos los palos, y la gente pide más. No hay más que ver lo ocurrido ayer en Meis, donde las cinco mil raciones que prepararon con motivo de la Festa dos Callos se acabaron antes que otros años. A las 15.45 horas se habían agotado las existencias, y eso que a la olla fueron 650 kilogramos de garbanzos y 2.100 de carne.

Ni la playa es competencia ni el calor un inconveniente para las miles de personas que acuden a tomar su ración de callos, llegados incluso de A Coruña y Ferrol, con mesa reservada para no encontrarse con la desagradable sorpresa de que no hay sitio ni quedan viandas. Fue el plato fuerte de una semana larga de fiestas en honor a San Benito que tuvieron la guinda con un festival folklórico por la tarde y la actuación de A Roda, por la noche.

Música hubo también en Cambados y en O Grove a cuenta de las fiestas del Carmen y seguirá sonando en la ría durante toda la semana en honor a la patrona de los marineros.

También mariachis

Mientras tanto, en Ponte Caldelas dedicaron el fin de semana a la Festa do Emigrante. Llegaron a venderse más de 20.000 platos de comida. ¿Cuál era el menú? Pues tenía un componente especial. Se comían platos típicos de países a los que emigró la población de Ponte Caldelas. Así, se sirvieron especialidades brasileñas, mexicanas, italianas, estadounidenses, uruguayas y por supuesto también hubo gastronomía típica de Galicia.

La animación musical fue otro de los alicientes de esta cita. Hubo un maridaje entre batukada brasileña, charanga gallega y, como plato fuerte, la actuación del mariachi Leonardo Flores.

En Lalín, la fiesta estuvo a orillas del río. Un total de 220 disfrutaron de la segunda edición de la Festa do Río Asneiro en la zona biosaludable de Entre Ríos, entre las parroquias de Vilanova y Doade. A un menú de empanada, pulpo y churrasco como platos principales se sumó la música con Marcos Pardo, Os Trasnos de Doade y los Acordeones de Vila de Cruces. A esta fiesta se sumó también en Lalín, en la playa fluvial de Pozo do Boi en Vilatuxe, la Festa do Río.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De fiesta en fiesta, con parada especial en Ponte Caldelas