Jornada de transistores en Tercera

El Ribadumia busca la permanencia y el Arousa acercarse al ascenso


vilagarcía / la voz

En una temporada tan extraña como la actual, la última jornada de la primera fase es tan importante para muchos equipos como si fuera la última del campeonato. Todos los puntos cuentan y, además, hoy varios conjuntos habrán alcanzado uno de sus principales objetivos de la temporada al conseguir la permanencia. Uno de los que está inmerso en esa pelea es el Ribadumia, que hoy juega en O Carballiño ante el Arenteiro, pero sus intereses están además en muchos campos más. Una auténtica carambola es la que tendría que producirse: un empate entre el Ourense CF y el Bouzas y que el Estradense, ante la UD Ourense, y el Choco contra el Pontellas pierdan sus partidos. Un triple empate en la clasificación del que saldrían beneficiados los de Luis Carro. Y victoria del Ribadumia, claro. Eso es imprescindible. Con esos condicionantes se harían un hueco entre los seis primeros y tendrían la permanencia en el bolsillo.

Una tarea complicada para el Ribadumia. Para empezar, porque el primer condicionante, el propio, ya no será nada sencillo de conseguir. Deben los de A Senra vencer al líder a domicilio. Un Arenteiro invicto en casa, donde sumó seis victorias y cuatro empates, y que tiene también mucho en juego porque los puntos de la primera fase cuentan para la segunda. Los de O Carballiño llegarán en una buena situación a la segunda fase, pero en una competición tan corta como va a ser, conviene llegar a ella con el zurrón plagado de puntos para evitar sustos.

Situación similar en A Lomba

Y en una situación similar está el Arousa, que recibe al Alondras (A Lomba, 17.00). Cualquier otro año el partido habría sido intrascendente, puesto que los locales acabarán segundos y los visitantes terceros pase lo que pase en el encuentro. Pero este año no es así. Ambos conjuntos están ya clasificados para pelear por el ascenso directo en la segunda fase, pero en esa competición no se comenzará de cero. Hay que llegar a ella con el mayor número de puntos posibles.

El partido, por lo tanto, podría considerarse como el primero de la segunda fase para los arlequinados, que se van a medir a un conjunto que peleará también por el ascenso en breve. Los locales afrontarán el duelo con una defensa central inédita debido a las sanciones de Ross y Campillo que dejó el derbi de A Senra del pasado fin de semana.

El lamentable estado del césped, situación que no parece tener solución, es otro condicionante para el duelo. También lo será, y esto juega a favor de los de Rafa Sáez, el hecho de que el Alondras jugó el miércoles el último de los encuentros que tenía aplazado y que esto podrá jugar en su contra.Y, por último, y en el plano positivo para los arlequinados, la circunstancia de que, finalmente serán 698 las personas que podrán presenciar el encuentro en directo en el campo de A Lomba. Será, por lo tanto, la mejor entrada de la temporada precisamente en uno de los encuentros más importantes del año.

Jornada de transistores, en fin, en la Tercera División, que recuerda a los tiempos de antaño porque, además, todos los encuentros arrancarán a las cinco de la tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jornada de transistores en Tercera