«El coronavirus es un verdadero mazazo»

El empresario sostiene que las medidas de aplazamiento fiscal deben convertirse en anulaciones de pagos


vilagarcía / la voz

Lo primero que requiere una conversación con José Luis Vilanova García (Meis, 1966) es disponer de un cierto tiempo. Nada de prisas y sí la actitud demorada de quien tiene por delante una charla en la que pueden surgir todo tipo de cuestiones. Digamos, para empezar, que nuestro hombre pertenece a una saga comercial muy conocida y profundamente enraizada en O Salnés. Presidente de la Federación de Empresarios de la Comarca de Arousa, vocal de la Cámara de Comercio de Vigo, Pontevedra y Vilagarcía, miembro de la asociación de enoturismo de Galicia, lideró también, en su momento, la Asociación de Jóvenes Empresarios en la provincia. «Nací en el seno de una familia que siempre estuvo vinculada al mundo de la empresa, al comercio, tanto por parte materna como por parte paterna, así que se puede decir que lo mamé en casa». Al joven José Luis le tiraba la vertiente creativa del negocio matriz, un establecimiento que desde 1969 hizo de la decoración su enseña desde una localización nada fácil: el pequeño municipio de Ribadumia, en el corazón de O Salnés.

«Fue mi madre, Carmen García Peña, quien puso en marcha Vilanova Peña hace medio siglo y, gracias a su forma de entenderlo, ahora que tan en boga está el emprendimiento femenino, supo convertir el negocio en un referente dentro del mundo de la decoración y el interiorismo a nivel nacional». Pioneros en la venta virtual, especializados en las secciones de accesorios y cultura del vino, con el tiempo los Vilanova rodearon su actividad matriz con toda una serie de corolarios que siguen una lógica empresarial bien fundamentada en la comarca que los vio nacer: «Teníamos una pequeña bodega y, rehabilitando una vivienda que formaba parte de nuestro patrimonio familiar, levantamos Novavila, un pequeño establecimiento de enoturismo muy vinculado al mundo del diseño».

Novavila merece una visita en cualquier época del año. José Luis, un anfitrión impecable, explica cómo surgió la idea: «Es un alojamiento que procuramos cuidar al detalle y concebimos como un escaparate para el negocio principal de decoración, complementado con la producción y elaboración de vinos y algún producto singular vinculado al enoturismo, como los mikados o las velas aromáticas de albariño». El proyecto, desde luego, funciona: «Gracias a Novavila captamos y ampliamos nuestra cuota de mercado. Te pongo un ejemplo, porque él mismo lo ha tuiteado. Fuimos capaces de amueblar la casa de Carlos Herrera en El Rocío porque estuvo alojado aquí y le gustó cómo trabajábamos. También hicimos cosas en Estados Unidos o Francia gracias a que viene gente de muchos lugares y se alojan con nosotros».

Con la perspectiva que proporcionan la experiencia y ese enraizamiento fundacional en el territorio -«parte de mi familia es de Cambados, parte de Pontevedra y de Ribadumia; somos del Val do Salnés, yo diría que unos verdaderos D. O. Rías Baixas», bromea- José Luis Vilanova tiene claro que la provincia de Pontevedra se ha ido quedando relegada en materia de infraestructuras, «cuando aporta de sobra para que ese déficit se equilibre en cuanto a inversiones educativas, sanitarias y en comunicaciones». Hace mucho tiempo que insiste en que los peajes de la AP-9 suponen un hándicap brutal para O Salnés y la perspectiva de atraer inversiones empresariales pese a su teórica situación privilegiada en el eje atlántico. Y si hablamos del omnipresente coronavirus, su opinión no es menos tajante: «¿Qué quiere decir que se van a aplazar estos o aquellos pagos? Lo que necesitamos es que se anulen porque es un mazazo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El coronavirus es un verdadero mazazo»