PSOE y PP frustran la propuesta de liberaciones del gobierno de Catoira

El alcalde insistió en que su plan ahorraría 20.000 euros al Concello, pero sin éxito


catoira / la voz

No va a ser fácil el mandato para Xan Castaño. El flamante alcalde de Catoira va a tener que tener paciencia y mucho arte en las negociaciones para sacar adelante los asuntos más delicados. Ayer, hasta recibió el reproche de su predecesor, Alberto García, porque el voto de calidad sirviera para aprobar alguno de los puntos que se trataron al grupo de gobierno. «Os votos dalgún non deberían valer por dous», lanzó el socialista. «Como si eu tivera a culpa», respondió el del BNG. Uno de esos puntos en los que se produjo empate fue en el de la creación de una junta de gobierno. Algo que tanto el PP como el PSOE ven innecesario, pero que salió adelante por la abstención de los socialistas, para los que pesó más que existiera en el concello vikingo desde hace «trinta anos».

El asunto más peliagudo era la propuesta del gobierno local de destinar una dedicación parcial a la teniente de alcalde María Paz. El regidor explicó que, si bien hasta el 31 de agosto él iba a tener absoluta disponibilidad, a partir de 1 de septiembre sus ocupaciones laborales le impedirán estar en el Concello más allá de una hora y media (de 8.00 a 9.30) por las mañanas y las tardes de los lunes. De ahí, su intención de que su número dos trabajara cuarto horas al día por un sueldo de 825 euros al mes. En total, siete mil euros hasta el 31 de diciembre, cuando, con los nuevos presupuestos, se cambiaría el modelo.

No tuvo éxito Castaño, que vio como los votos del PSOE y del PP tiraban una medida que él insistió en que sería provisional. Tanto Caamaño como García incidieron en que ese dinero saldría del destinado a pagar las horas extras de los trabajadores del Concello puesto que en las cuentas del 2019 no hay partida destinada a tal fin. Castaño no negó tal extremo, pero insistió en que la diferencia entre tener esa dedicación parcial o un alcalde pagado a tiempo completo está en unos 20.000 euros que se ahorraría el Concello de Catoira y que podría destinar a esos conceptos. No tuvo éxito y perdió la votación.

Medio centenar de citas en una mañana para el único médico

La jornada fue agitada para el alcalde de Catoira. Xan Castaño comprobó por la mañana el colapso sanitario que se vive en la villa vikinga. Medio centenar de citas tenía en la mañana de ayer el único médico disponible. «Unha ás 9.02, outra ás 9.03, dúas ás 9.06, unha ás 9.07, outra ás 9.09...», relata el regidor.

El alcalde estuvo hablando con el galeno que, antes de comenzar la jornada, sabía que tenía una media de poco más de cuatro minutos para atender a cada paciente. El problema es que tuvo que hacer un salida y entonces, el ratio por paciente ya bajó hasta los tres porque, además, a las 13.30 tenía que estar en el centro de salud de Baltar. «Dende á unha da tarde, os catoirenses teñen que ir ó médico por Urxencias», subraya Castaño, que adelantó su intención de denunciar la situación donde haga falta.

La Diputación sacó adelante un pleno organizativo que enfadó a César Mosquera

PSOE, BNG y PP, el pleno organizativo de la Diputación de Pontevedra de ayer era un puro trámite. Era, pero no fue. Y es que el vicepresidente César Mosquera cargó contra el hecho de que tanto la Administración Provincial como los concellos tengan que celebrar este tipo de sesiones cada cuatro años con una eminentemente carga económica, mientras que otras, caso de los parlamentos autonómicos, no estén obligadas, «xa que teñen fixadas no regulamento unha serie de determinacións de recursos».

Mosquera consideró que estos plenos solo sirven para alimentar «o morbo enfermizo» por conocer lo que cobra cada diputado. A estas críticas se sumó también la presidenta Carmela Silva, quien insistió en que «non pode acontecer, dixo, que a administración local sexa a única que cando se inicia un mandato os seus membros non teñan recoñecidos cales van a ser os seus recursos».

Total normalidad

Por lo demás, el pleno discurrió con total normalidad hasta el punto de que el socialista López Font se congratuló de las palabras del portavoz popular Jorge Cubela, quien arrancó su intervención felicitando a la presidenta de la Diputación por su onomástica. El alcalde de Cerdedo-Cotobade se mostró convencido de que es posible llegar a acuerdos con el bipartito como el que se alcanzó de cara al pleno organizativo, pero les advirtió que una mano tendida no es, ni mucho menos, un cheque en blanco. De igual modo, incidió el popular en que el PP ejercerá una oposición, por lo tanto, constructiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

PSOE y PP frustran la propuesta de liberaciones del gobierno de Catoira