El debut soñado del Dorna

El equipo acabó campeón de Liga en su primera temporada

.

vilagarcía / la voz

Terminada la etapa juvenil y comenzada la universitaria la vida baloncestística suele concluir para la mayoría de los jugadores. En esas estaba una generación de baloncestistas que llevaban compartiendo vestuario muchos años y que ha encontrado en A Illa el hueco ideal para matar el gusanillo. Matarlo, en realidad, de la mejor manera, porque en su primera temporada como equipo sénior ascendieron a la Primera División Autonómica y se proclamaron campeonas de Liga. El baloncesto como herramienta para seguir en contacto, como explica su entrenador.

Lo hicieron de la mano de Nacho Rebollo y Montse Gilabert, que han dirigido sus pasos desde infantiles. «Querían seguir jugando, seguir disfrutando del basket, y surgió la oportunidad de hacerlo en el Dorna», explica Rebollo. Veinte triunfos en otras tantos partidos de la temporada regular jalonaron una temporada espectacular, que no fue perfecta por la derrota en el último encuentro de la campaña ante el Culleredo. No enturbió este tropiezo el año. El conjunto de A Illa había vencido por trece puntos en la ida (54-67) y ese margen se dio también en la vuelta pero a favor del conjunto coruñés. Hubo que jugar una prórroga, por lo tanto, en la que las arousanas consiguieron rebajar la diferencia a ocho puntos para, de esta forma, conseguir alzarse con el título de Liga.

Ganaron el título viéndose de viernes en viernes, porque la mayor parte de las jugadoras está cursando estudios universitarios y solamente acudían a la última sesión de la semana. Una sesión en la que, según apunta Nacho, también aprovechaban para ponerse al día de las últimas novedades «porque son amigas desde niñas», explica Rebollo. Si durante el invierno juntarse para entrenar fue muy complicado, no sucedió lo mismo durante las vacaciones. «Aprovechamos para hacer una pretemporada muy buena, con cuatro sesiones a la semana», recuerda el técnico. Y este trabajo, y los conceptos adquiridos durante tantos años de entrenamientos juntas, fueron clave para las victorias.

La creación del equipo sénior femenino ha servido, además, para espolear la llegada de jugadoras al pabellón del colegio de A Torre en una localidad como A Illa, donde el baloncesto siempre ha estado muy presente. El club todavía no puede contar con equipo femenino en las categorías cadete y juvenil, pero comienzan a aparecer ya más abajo, en infantil y también en minibasket. De hecho, el conjunto de Rebollo se ha convertido en una referencia, un pequeño espejo por su forma de actuar dentro y fuera de la cancha en el que intentan reflejarse los demás.

«El Dorna nos acogió muy bien, así que claro que estamos dispuestos a continuar», afirma Nacho Rebollo. La Primera Autonómica es el próximo reto. Subirá la exigencia dentro de la pista y fuera, en el apartado económico, porque solamente hay un grupo para toda Galicia y los desplazamientos serán más y más largos. Eso sí la próxima temporada también deparará un más que interesante derbi comarcal contra el CLB.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El debut soñado del Dorna