Un busto para un Ramiro Carregal eterno

El empresario, emocionado por el regalo, manifestó: «No he tenido un agradecimiento igual»

A. G.
ribeira / la voz

Rodeado de sus amigos y en su residencia del municipio de Ribeira, el empresario Ramiro Carregal Rey celebró ayer su 90 cumpleaños. Tan especial como el aniversario que se conmemoraba fue el regalo con el que le obsequiaron quienes: un busto de bronce, sobre un pedestal de piedra de Rodeiro. Visiblemente emocionado y con las lágrimas asomando a sus ojos, este ribeirense de adopción, construido con visión empresarial y cubierto de humanidad, afirmó instantes antes de descubrir la figura: «No he tenido un agradecimiento igual, por lo que no tengo palabras para daros las gracias, pero sí corazón, que vale más que las palabras».

La concurrida celebración, a la que no faltaron, entre otros, el alcalde, Manuel Ruiz Rivas, o el senador, José Luis Torres Colomer, comenzó con la lectura de una oda escrita por uno de los asistentes, Emilio ..., en la que se destacan las cualidades que han hecho de Ramiro Carregal «una persona insustituible y muy difícil de igualar».

Su elegancia innata

No faltan en el texto las referencias a la elegancia innata del empresario, a su prestancia, a su don de gentes y a su visión empresarial: «A la grandeza de un hombre, de los que hay muy pocos, a los que se suman sus aficiones, su buen hacer, tenacidad y una mente privilegiada». De igual manera, se ensalza su sensibilidad para todos los asuntos de índole social y su generosidad: «Galicia está orgullosa de un hombre como Ramiro».

Asimismo, Emilio mencionó a los hijos del empresario, Jorge y Lourdes «que por su camino van» y a su mujer Carmen, ya fallecida: «su talismán, su musa, su mano derecha. Su compañera ideal». Tras la poética dedicatoria realizada por sus amigos, un texto que aparece reproducido en la parte frontal de la base pétrea del busto, tomó la palabra Ramiro Carregal, quien afirmó: «Celebramos hoy mi 90 cumpleaños y tengo el honor de que me hayáis hecho inmortal, para el resto de mi vida y de mi familia».

A ambos laterales del busto figuran los nombres de quienes le hicieron el regalo y el empresario señaló que eso «queda como historia de nuestra amistad».

La escultura de bronce está colocada al lado de su casa

La escultura de bronce está colocada en los jardines que flanquean la entrada a la residencia de Ramiro Carregal. No se trata de un emplazamiento elegido al azar, como se encargó de explicar a todos los asistentes el empresario. Aseguró que había elegido este lugar destacado, junto a la puerta de entrada a su vivienda, para que «todos los que entren y salgan vean vuestro humano gesto a un compañero al que por su edad se le está reduciendo la vida, pero mientras será muy feliz disfrutando con sus grandes compañeros». Después del descubrimiento del busto, en el que intervino el propio Ramiro Carregal, tuvo lugar un brindis en los jardines de la residencia de Ramiro Carregal y, como no podía ser de otra manera, el empresario sopló las velas de una efeméride muy especial en la que, un año más ha estado acompañado de sus amigos. Antes del almuerzo con el que se puso el colofón a la celebración, el grupo también aprovechó la ocasión para sacarse una foto de familia que les permitirá inmortalizar un acontecimiento especial, en el que Ramiro Carregal sintió el cariño sincero que le profesan los amigos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un busto para un Ramiro Carregal eterno