Las envidiadas marcas arousanas

La pretensión de denominar como «almeja de Carril» a una especie que poco tiene que ver con la que se cría en la ría se une a otros «robos» de mayor o menor éxito


vilagarcía / la voz

No se trata de una ocurrencia. Es algo que está sucediendo con relativa frecuencia y que ahora ha alcanzado ya el clímax con la pretensión de denominar como «almeja de Carril» a una especie que poco tiene que ver con la que se cría en las aguas de la ría. Solo hay que darse una vuelta por las estanterías de las conservas de cualquier supermercado para comprobar que la pillería en el etiquetaje es norma habitual en varias marcas. Aquello de «producto envasado en las rías gallegas» se ha colado sin remisión para desgracia de quienes apuestan por la calidad y el cuidado en la elaboración.

La última amenaza llega desde el Parlamento de Andalucía. Allí se aprobó el jueves una proposición no de ley de Ciudadanos para iniciar los trámites que permitan la legalización de la pesca de la almeja venux nux, más conocida como blanca o de Carril por aquellos lares. La iniciativa ha levantado todo un revuelo al otro lado de la península porque nada tiene que ver la calidad de ese bivalvo con el que se puede paladear cuando sale de las aguas de la ría arousana. En realidad, lo que ha hecho el parlamento andaluz es legalizar una práctica, la de la captura de este bivalvo, que se hacía furtivamente.

Recogida de firmas

La medida pretende regularizar algo que se viene haciendo desde hace tiempo. «No pueden continuar negándole al sector una exigencia de años que además lo que ha hecho es fomentar el furtivismo», dijo Marta Bosquet, de Ciudadanos, para defender su propuesta. Una propuesta que ha levantado tal grado de indignación en Carril que hasta ha comenzado una recogida de firmas para intentar que la denominación no enraíce.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las envidiadas marcas arousanas