O Grove opta por especializar sus playas para captar nuevos turistas

Rosa Estévez
rosa estévez O GROVE / LA VOZ

AROUSA

Hasta la playa canina de O Espiño (San Vicente) llegaron ayer bañistas y mascotas procedentes de toda Galicia.
Hasta la playa canina de O Espiño (San Vicente) llegaron ayer bañistas y mascotas procedentes de toda Galicia. mónica irago

Los arenales caninos y los reservados para kite surf son un rotundo éxito

19 ago 2014 . Actualizado a las 06:53 h.

Especializarse o morir. Esa es una frase cada vez más recurrente en todo tipo de negocios, incluido el turístico. Galicia, con su costa recortada, es un paraíso que ofrece mil posibilidades a todo aquel que busque un trozo de arena en el que colocar su toalla y un mar cristalino en el que darse un baño. Así que, también en lo que a playas se refiere, es necesario afilar el ingenio y ofrecer lo que los otros no ofrecen. En ese camino se ha embarcado el Concello de O Grove.

Una localidad de corte marcadamente turístico, que tiene en el «sol y playa» uno de sus muchos reclamos, necesitaba diferenciarse de sus competidores. Y lo ha logrado paso a paso. Primero, consiguiendo plantar la bandera azul en varios arenales. Después, marcando algunas playas como lugares idóneos para la práctica de deportes como el kite surf. Y, el pasado verano, abriendo algunas calas a las mascotas.

Las playas caninas se han revelado como un auténtico y rotundo éxito. Da buena cuenta de ello lo ocurrido este fin de semana, cuando una marea de bañistas desembarcaron en la playa de Caneliñas acompañados con sus mascotas. La policía local tuvo que trasladarse varias veces hasta ese arenal para informarles de que ya no es una playa canina: perdió su condición por estar en zona protegida por la Red Natura. Así que el Concello trasladó a los perros a O Espiño (Pedras Negras) y Os Padroneses (Rons).

De ese cambio se advierte en la mayoría de las oficinas de turismo. Pero en Internet es otro cantar, y cualquiera que entre en la Red se encontrará, en foros y blogs, con entradas que se han quedado desfasadas en el tiempo y en las que se sigue situando a Caneliñas en el mapa canino.

Lo ocurrido el fin de semana, dice el concejal Fredi Bea, no deja de ser una anécdota. Pero revela el tirón que tienen las playa caninas, ya que muchos de los propietarios de perros que tuvieron que recoger sus bártulos habían llegado a O Grove desde distintos puntos de Galicia. Ese mismo tirón se aprecia, un día cualquiera, en los dos arenales reservados para los perros este año. Ayer, el de O Espiño registraba un lleno absoluto, con bañistas llegados desde lugares como A Coruña para poder disfrutar de una jornada de sol y agua con sus peludos compañeros.

Las playas reservadas para el kite surf también atraen a un público tan numeroso como específico, que desembarca en O Grove, cargado con sus equipos, de forma constante. «Tamén é un éxito», asegura Fredi Bea.