Sharp Avenger, el superhéroe parado y sin un duro que nació en Vilagarcía, en busca de fondos


Alégrame el día», le propuso el gran Harry Callahan al tipo al que encañonaba con su mágnum de calibre 44 en aquella memorable escena. De haber sido Sharp Avenger (algo así como Vengador Agudo) su protagonista, la verdadera alegría se la hubiesen proporcionado un par de euros o un bocata que llevarse al coleto. No es cuestión de revelar demasiadas cuestiones acerca de este superhéroe en horas bajas. Basta con precisar que la idea y la coordinación parten del autor vilagarciano David Buceta (impulsor del meritorio fanzine Sinónimo de Lucro y su impagable pollo hormonado que recorría las calles de Vilagarcity impartiendo justicia) y del guionista David Braña. Ambos se han lanzado a una campaña de crowdfunding a través del portal Verkami. Tratan de recaudar 6.000 euros con los que financiar medio millar de ejemplares de un tomo de 120 páginas a todo color en el que medio centenar de artistas relaten las aventuras de nuestro hombre. Los cuarenta días de plazo ya han comenzado a correr, así que el tiempo urge, amigos del cómic y la viñeta.

Una obra coral

El bueno de David, que a sus desvelos plásticos suma su afición por la buena música, ha concebido un trabajo articulado en varios actos. Al empeño se han sumado dibujantes y escritores de toda España y el mismísimo Canadá, quienes, distribuidos en diferentes equipos creativos, se encargarán de desgranar una jornada en la dura vida de Sharp Avenger, en historias sucesivas que correrán paralelas a las agujas del reloj. Hay abundantes referencias a la pedregosa realidad cotidiana de la Piel de Toro, así que, aunque nunca sabremos si el atribulado luchador contra el crimen se busca las habichuelas en Vilagarcía o en Barcelona, en O Grove, Cambados, A Coruña o Bilbao, sí podemos tener claro que lo hace en alguna de nuestras ibéricas y machacadas urbes. El vengador afilado descubre en sus propias carnes que salvar el mundo tal vez aporte gloria, pero no da de comer. Ni siquiera garantiza un correcto aseo, a la vista de la frecuencia con la que Avenger visita los servicios de los bares.

Campaña planetaria

En el origen de las penurias del justiciero hispano no será difícil rastrear las consecuencias de una globalización mal entendida y peor ejecutada por los poderes económicos. Esta vocación planetaria se refleja, de alguna forma, en la campaña que desde hace algún tiempo protagoniza Sharp Avenger y le ha permitido ver su nombre impreso en carteles de lugares tan lejanos como México y la siempre emergente China. La calle en la que malvive el superhéroe puede estar en cualquier parte.

El banco de alimentos

Solidario -de otra forma jamás se hubiese dedicado a esto-, una vez alcanzados los 6.000 euros Avenger destinará cuanto se recaude al banco de alimentos de Vigo. Buena idea incluso para el rudo y sucio Callahan, quien, como funcionario que es al fin y al cabo, también las estará pasando canutas.

Votación
8 votos

Sharp Avenger, el superhéroe parado y sin un duro que nació en Vilagarcía, en busca de fondos