Vilagarcía, un ejemplo para Galicia

El presidente de la Xunta animó a otros municipios a imitar la fusión que cumple un siglo


vilagarcía / la voz

El presidente de la Xunta de Galicia anima a otros concellos a seguir el ejemplo dado por Vilagarcía, Vilaxoán y Carril cuando se fusionaron hace cien años, un ejemplo que a su entender deben imitar ahora otros municipios, como ya hicieron Oza dos Ríos y Cesuras. En ese proceso, que Alberto Núñez Feijoo calificó como prioritario en la hoja de ruta de la Xunta de Galicia, centró el presidente gallego el discurso con el que presidió los actos de celebración del Centenario del concello arousano.

El presidente apeló a la Constitución de 1812 y al proceso que se inició entonces para racionalizar el mapa municipal, un proceso que Vilagarcía, Carril y Vilaxoán aprovecharon un siglo después para constituir el nuevo concello. «Vilagarcía anticipouse ao tempo», dijo, y aunque admitió que el camino no fue siempre fácil, insistió en que el resultado final era un ejemplo para otros municipios en situaciones similares. «Onte mesmo -recordó- fixamos os criterios para priorizar as axudas aos concellos que se unan entre sí». Se preguntó, por ello, «¿que sería de Vilagarcía, Vilaxoán e Carril se seguiran cada un polo seu lado? Teríamos tres municipios con moitas dificultades para remontar este momento».

Concentraciones

El acto en el salón de plenos del Concello de Vilagarcía tuvo lugar a las siete de la tarde, cuando llegó Núñez Feijoo procedente de Vigo. Entró en la casa consistorial rodeado por los abucheos de los colectivos que le esperaban fuera: las mujeres de Cuca, las de Alfageme, los profesionales de los SPAD, los del área sanitaria, la CIG y afectados por las preferentes.

Dentro esperaban los anteriores alcaldes de Vilagarcía, concejales de la corporación municipal -menos los del BNG, que no acudieron- y otras autoridades que ocuparon los asientos para escuchar al presidente de la Xunta y al alcalde.

Antes que Núñez Feijoo habló Tomás Fole, que se dirigió al auditorio para hacer un repaso histórico de lo que fue el proceso de fusión. El regidor dijo que, aunque los pueblos unidos hace un siglo seguían manteniendo sus peculiaridades, el camino en común emprendido entonces había sido positivo. «Cada lugar, cada parroquia, cada un dos antigos concellos, incluído o de Rubiáns, tivo, como ten agora, a súa propia forma de ser e de ver a vida, en definitiva, tivo e defendeu a súa propia identidade. E iso, ben entendido, é bo». Por eso animó a todos sus habitantes, a cada una de las parroquias y lugares, a seguir en la misma línea para afrontar el futuro.

La crisis en Vilaxoán

Como hizo también Feijoo, Tomás Fole puso a Vilagarcía como ejemplo para el resto de Galicia. «O noso foi, e é, a demostración de que as fusións non só son posibles, senón que ademais son positivas, aínda recoñecendo que non son doadas».

Como tampoco son «doados» los tiempos presentes, y el alcalde no quiso olvidar los problemas que se manifestaban fuera: «Os tres irmáns estamos a pasar por unha mala racha, como todos os nosos primos de Galicia, pero estou seguro de que, como sempre, seremos capaces de auxiliarnos mutuamente, como agora precisa Vilaxoán», concluyó.

Cinco alcaldes anteriores acompañaron a Tomás Fole en la celebración

Una nutrida representación de la sociedad vilagarciana acudió al pleno

El himno gallego y la voz de Marina Penas cerraron la sobria ceremonia institucional

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Vilagarcía, un ejemplo para Galicia