Manual para congelar marisco

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

Carmen y Paco, en la plaza de O Grove, examinando el buen centollo que ofrece nuestra ría.
Carmen y Paco, en la plaza de O Grove, examinando el buen centollo que ofrece nuestra ría. martina miser

Un ama de casa experta y un profesor de cocina explican cómo conservar el centollo

25 nov 2012 . Actualizado a las 06:55 h.

Aunque aún falta un mes para los banquetes navideños, el marisco que se va a servir en muchos de ellos ya duerme en los congeladores. La crisis ha puesto de moda la práctica de comprar el producto antes de tiempo y reservarlo hasta que llegue el momento de presentarlo a los invitados. Pero cuidado. Congelar marisco exige tomar una serie de prevenciones y conocer algunos trucos para evitar que, a la hora de la verdad, en las fuentes se cuele un indeseado regusto a nevera.

Carmen Prieto y Paco Caneda son de O Grove. Ella es jubilada, y en Noche Buena, alrededor de su mesa se reunirá toda la familia: 19 personas ansiosas por saborear los buenos platos de la abuela. «Para tanta gente hacen falta unos cuantos centollos», cuenta la mujer. «Y no es lo mismo comprarlos ahora, a 10 euros, que después a 20 ó a 30». Así que, por aquello de ahorrar, lleva años congelando centollo. «Y nadie lo nota», señala. Paco Caneda, cocinero y profesor de cocina, es mucho más cauto. «Todo vai depender de se se conxela ben, se se desconxela ben, e do tempo que pase na nevera», sentencia.

¿Cómo se cuece?

Puestos a congelar centollo, lo primero es matar la pieza antes de cocerla. Si no se hace así, dicen los expertos, «se le caen las patas». Matar un centollo es fácil: basta con bañarlo en agua dulce o asfixiarlo con un poco de vinagre. Llega luego la hora de la cocción. Los crustáceos deben sumergirse en agua hirviendo, con sal (30 gramos por litro de agua, apunta Caneda) y laurel. En cuanto el agua vuelva a hervir comienza a contar el tiempo. En entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tamaño, se completa el proceso.