El comercio local teme que el centro comercial de Rubiáns siga adelante

La directiva de la entidad vilagarciana mantenía anoche una reunión para plasmar su rechazo al proyecto


Cuando los problemas se cierran a medias es normal que, antes o después, acaben retornando. Algo parecido está sucediendo con el proyecto de creación de un nuevo centro comercial en Ande-Rubiáns. Ante la solicitud de aprobación definitiva del estudio de detalle, planteada por la empresa promotora, Ría de Vilagarcía S. L., el pleno de la corporación decidió en noviembre pasado dejar el punto sobre la mesa. El Concello no dijo ni que sí ni que no, pese al rechazo que la iniciativa suscitaba explícitamente entre los portavoces de PSOE, BNG y EU. Lo único que hizo fue abstenerse de responder. Ahora, cuatro meses más tarde, el boomerang amenaza con golpear a Ravella en su movimiento de retorno.

Esto es, al menos, lo que temen los comerciantes agrupados en Zona Aberta. La entidad sospecha que, tras cuatro meses sin novedades al respecto, aquel estudio puede ser aprobado por simple silencio administrativo. La preocupación del sector llevó a la presidenta de la asociación, Rocío Louzán, a solicitar una reunión con los responsables municipales. El encuentro tuvo lugar, efectivamente, el lunes pasado. Sin embargo, a él no acudió el concejal de Xestión do Territorio, Marcelino Abuín, quien maneja las claves sobre el proceso. Así las cosas, la alcaldesa, Dolores García, no pudo despejar las dudas del comercio local ni aclarar en qué punto se encuentra la tramitación del documento ni fijar cuáles serán los pasos futuros del gobierno local.

Al menos en teoría, esta indefinición debería despejarse esta tarde, en una reunión en la que sí tomará parte Abuín. Zona Aberta quiere que el concejal de Xestión do Territorio explique si el estudio de detalle puede o no ser aprobado por silencio administrativo y qué opciones se abren ante el Concello.

Rocío Louzán no quiso profundizar ayer en el tema, antes de mantener la entrevista con el portavoz socialista. No obstante, sí quiso hacer patente el rechazo que este tipo de intervenciones generan entre los comerciantes vilagarcianos: «La creación de una área comercial en las afueras de Vilagarcía choca contra el modelo de ciudad que nosotros defendemos, lo que haría es atraer a la gente fuera del casco urbano; si por contra se plantease algo parecido en el centro no tendríamos ningún problema, porque se trataría de sumar», apunta la responsable de los comerciantes locales. En cualquier caso, la directiva de Zona Aberta mantenía anoche una reunión para plasmar definitivamente su rechazo al proyecto.

Lo cierto es que la promotora Ría de Vilagarcía, con sede en Barcelona, advirtió al Concello el año pasado de las consecuencias que el rechazo del estudio de detalle podría desencadenar. Técnicamente, el único pero que el Concello pudo plantear se refería a la falta de definición de las conexiones viarias del futuro centro comercial con la N-640 y de la red de servicios asociada a la actuación. Por lo demás, el documento es irreprochable en su formulación. La empresa entiende que no existe ningún obstáculo que impida la aprobación definitiva del estudio de detalle. Y asegura que la negativa o la abstención de la corporación entraría de lleno en la responsabilidad patrimonial de las Administraciones públicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El comercio local teme que el centro comercial de Rubiáns siga adelante