Lágrimas en la lluvia


Si para algo ha servido el siglo XXI ha sido para dejar en ridículo las películas de ciencia ficción que trataron de anticipar el futuro; todas menos Blade Runner. Su acción transcurre en noviembre de 2019 en una versión distópica de la Liga Endesa. Tyrell Corporation fabrica jugadores asintomáticos denominados replicantes, indistinguibles físicamente de los humanos. Enferman y se lesionan pero son insensibles al dolor y pueden seguir compitiendo. Tras la aparición de un peligroso virus del que son portadores, son declarados ilegales y un cuerpo especial de policía, los blade runners, se encarga de rastrearlos y retirarlos. Estamos en septiembre de 2020 y hemos visto cosas que no creeríamos. 

Lo que llevábamos tiempo sin poder ver era al Obra. Con los ataques bastante más acertados que las defensas, mandó la genética y Fuenlabrada contaba con Meindl. Sufría el Obra con un despistado Enoch en pista (hay que darle tiempo) pero la vuelta de Birutis, amo del final de la primera parte y del inicio de la segunda, dio ventaja al Obra. La tercera falta del lituano igualó el partido pero el Obra, con Beliauskas, Robertson y Alex Suárez acertados desde el triple, metía cada vez más presión a los ataques visitantes. Quiso poner remedio Paco García pero sus naves ardían en llamas más allá del hombro de Orión y sus opciones se perdieron como lágrimas en la lluvia. Hora de morir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Lágrimas en la lluvia