El Obra de Moncho sin Sar detrás

Recibe al Fuenlabrada en el primer examen de curso sin el aliento de su afición


santiago / la voz

Los tiempos que corren han puesto muy de moda la palabra resiliencia y la expresión «es lo que toca». No hay más que oír a los protagonistas de la Liga Endesa en la antesala de la primera jornada para confirmarlo. El madridista Sergio Llull lo resumió en una reflexión: «El hecho de jugar sin público propicia que se pierdan muchas emociones y muchas sensaciones que hacen al baloncesto especial, pero debemos saber adaptarnos».

Preguntado respecto a si los partidos a puerta cerrada abrirán más brecha entre los grandes y los menos pudientes, apuntó: «Cuando íbamos a jugar a casa de los más modestos, el pabellón estaba lleno y había un gran ambiente, los jugadores de casa tenían una gran motivación». Pero también indicó que el Real Madrid se sentía muy arropado por sus seguidores cuando tenía que oficiar como local, y le va a faltar igualmente ese apoyo.

Pierre Oriola

El barcelonista Pierre Oriola tiene claro que «la afición es el sexto hombre» en cualquier cancha, con mención especial para alguna: «En Fontes do Sar es uno de los factores más importantes que tiene el equipo. Es un equipo que cada año se reinventa y tiene grandes jugadores, llevados por un gran entrenador. Pero Fontes do Sar es una pista en la que cuesta ganar cuando el marcador está apretado».

Dusko Ivanovic

Dusko Ivanovic, entrenador del Baskonia, aporta otra perspectiva al debate. Reconoce que sin público se diluye el empuje anímico y admite una «pequeña ventaja» por el hecho de jugar en las instalaciones en las que el equipo entrena habitualmente. Pero todo eso, en terminología de José María Caneda, sería «pataca menuda» porque «si quieres ser un equipo grande, no puedes pensar ahora juego en casa ahora juego fuera. Un equipo grande siempre tiene que pensar en ganar».

El técnico balcánico reconoce no haber visto al Obradoiro en esta pretemporada, si bien anticipa el perfil del conjunto santiagués: «Cada año hace equipos muy peligrosos y juega un baloncesto muy moderno».

Jaume Ponsarnau

No hay duda de que a lo largo de está última década el cuadro santiagués ha ido forjando una identidad reconocible, de la mano de Moncho Fernández. Así lo constata Jaume Ponsarnau, entrenador del Valencia: «Es un equipo muy táctico, con mucho detalle, muy complejo, y con muchos focus para tirador. A diferencia de otros, juega menos pick and roll».

 

Joan Peñarroya

Joan Peñarroya, entrenador del Burgos, subraya que «Moncho tiene un sello particularísimo. Hace cosas diferentes al resto, con un bagaje táctico muy grande que va evolucionando año a año. Vamos a ver que señas de identidad nos muestra. Pero los equipos de Moncho siempre están excelentemente trabajados. Causan muchos problemas en el scouting la semana que te toca enfrentarte a ellos».

Desplegar esa complejidad táctica requiere su tiempo y por ese flanco el Monbus Obradoiro es el equipo que encara la Liga Endesa con menos ensayos, con solo dos amistosos para hacer ajustes y ensamblar bien las piezas. El Fuenlabrada llega con seis partidos a sus espaldas.

Además, Kassius Robertson solo lleva diez días trabajando con el equipo, y Albert Oliver una semana. Y Jake Cohen se perderá el estreno, ya que viajó a Estados Unidos para asistir al nacimiento de su hijo.

Así se presenta el choque que abrirá la Liga Endesa a las 18 horas en Sar (Movistar TV, canal MD2). Se enfrentarán dos estilos de distinto corte. Moncho Fernández apuesta por un baloncesto de posesiones muy trabajadas, Paco García se decanta por un juego más vertical y físico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Obra de Moncho sin Sar detrás