Un rival muy cambiado


EEl Obra se enfrentó en estas cuatro jornadas a equipos que mantienen el entrenador del pasado curso. Esta circunstancia permite tener ciertas bases sobre las que asentar la preparación del partido. En el caso del encuentro de ayer, tanto la plantilla como el estilo de juego de los tinerfeños han dado un giro pronunciado con respecto a la temporada pasada.

El equipo de Vidorreta apuesta este año claramente por el lanzamiento de dos. Es lo que dicta la lógica atendiendo al perfil de jugador que han incorporado. Esto les permite tener cierta facilidad para dominar el rebote pero muestra otras carencias como la defensa del lanzamiento triple del rival y una tasa de posesiones perdidas bastante elevada.

Ayer fueron fieles al patrón que les dio la victoria en Málaga. Consumieron casi el 50 % de sus acciones ofensivas en lanzamientos de 2 cuando el año pasado apenas llegaban al 40 %, hicieron un partido de 71 posesiones, un ritmo en el que están mucho más cómodos que las 74 que consumieron ante Bilbao y Madrid, dominaron el rebote y, sobre todo, fueron extraordinariamente efectivos en la pintura, donde lograron producir 48 de los 90 puntos, muy por encima de la media de cualquier equipo de la liga.

El Obra presentó unos aceptables registros ofensivos, fue capaz de anotar 1,17 puntos por tiro de campo, una cifra con la que se ganan casi el 60 % de los partidos en la competición, pero perdió claramente el encuentro en el lanzamiento de 2 de los locales. Solo Suárez, Gielo y Atkins se quedaron sin anotar algún lanzamiento de 2, pero el gran problema fue que el peor registro del resto de jugadores fue 1,33 puntos por tiro de 2 para un global de equipo de 1,40 puntos por tiro, una cifra contra la que es prácticamente imposible optar a la victoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Un rival muy cambiado