De Zeeuw tiene una cuenta pendiente

Confía en superar sus problemas físicos y demostrar que es «mejor jugador que lo visto hasta ahora»


santiago / la voz

Maxime de Zeeuw llegó para ser clave de bóveda en el armazón del Monbus Obradoiro de esta temporada y la siguiente. Es un perfil cuatro y medio tan del gusto de Moncho Fernández, tan capaz de mezclar con un cuatro como con un cinco en el juego interior, con la polivalencia suficiente para moverse cerca del aro o hacer daño desde detrás de la línea de 6,75 metros. Pero las lesiones no le han dado tregua. Nunca había pasado por una situación similar y espera que «en el 2019 la afición pueda comprobar que De Zeeuw es mejor jugador que lo visto hasta ahora».

Al echar la vista atrás habla de «un año muy difícil en el Obradoiro», por la acumulación de percances físicos. Pero confía en revertir la racha: «Todavía tengo cinco meses por delante. Empezamos un nuevo año. Necesito un poquito más de tiempo para estar al cien por cien. Trabajo cada día con la confianza de todos, y eso es muy importante para mí. Estos últimos cuatro meses han sido muy complicados. Es la vida».

De momento, sigue con molestias en la articulación: «Todavía me duele la rodilla. No puedo hacer todo el trabajo, como mis compañeros, para llegar al partido. Llevaba dos semanas mucho mejor, sintiéndome bien. Contra el Barcelona me llevé un golpe, contra Singleton, y se me ha inflamado otra vez». De nuevo tuvo que bajar el pistón en el ritmo de entrenamientos pero, salvo contratiempo, da por segura su participación ante el Andorra.

A pesar de no haber alcanzado todavía su mejor nivel y de tantas discontinuidades, se confiesa feliz en el Obradoiro y en Compostela. McConnell ya se lo había anticipado. «En lo que se refiere al baloncesto, espero estar más feliz -indica el pívot belga-. Fuera de eso, todo es magnífico. La ciudad es una maravilla, mis hijos están contentos en la escuela, mi mujer también está feliz, la gente aquí es muy agradable... Es perfecto. Micky ya me había dicho que venía a un club muy familiar. Y es lo que nos hemos encontrado».

En la cancha subraya que «el nivel de la Liga Endesa es el mejor de Europa, claramente. Todos los partidos son muy difíciles, todos los equipos tienen buenos jugadores».

Paso a paso

Lo que espera es «ayudar» al Obra, reencontrarse con su mejor baloncesto. Reconoce que no es fácil sobrellevar su situación: «No puedo jugar al cien por cien. El médico me ha dicho que no es una lesión grave. Pero el dolor no desaparece. Llevaba dos semanas casi perfectas, encontrándome muy bien. Paso a paso espero que todo se solucione».

Al analizar la Liga Endesa subraya que «cualquier equipo le puede ganar a cualquiera». Y pone el ejemplo del Gran Canaria, que está disputando la Euroliga y en la ACB pelea con los de abajo. También aplica el razonamiento al Obradoiro: «Pudimos ganar al Barcelona. Pero también podemos perder con los de abajo».

De los rivales a los que se ha enfrentado hasta la fecha, el que más le ha sorprendido ha sido «el Manresa». En el plano individual le cuesta más destacar a algún adversario.

De Zeeuw se ha perdido cuatro partidos y en los otros diez no ha podido emplearse al cien por cien. Desde esa perspectiva a pie de cancha o desde el banquillo, al poner el foco sobre el Obradoiro y analizar qué le está faltando para tomar impulso, apunta en una dirección, con el ejemplo del choque de Barcelona: «Si no hubiésemos tenido tantas pérdidas de balón habríamos ganado ese encuentro. Hacemos muchos regalos a los rivales. También nos pasó contra Manresa».

El triple es otro termómetro que marca el pulso del juego santiagués. Considera que es una apuesta lógica, teniendo en cuenta la configuración del equipo: «Con excepción de Hlinason, todos podemos tirar de tres. Es una parte importante de nuestro baloncesto».

El domingo llega el Andorra, un equipo al que ha visto en la Eurocup. Llama la atención sobre «Dylan Ennis, que es muy buen jugador. También Albicy, y Vitali. Tienen muy buen conjunto. No será fácil». Destaca igualmente al último fichaje, Jerome Jordan, que cambia Lugo por el Principado: «Es un pívot fuerte en el rebote y en defensa, con largos brazos, un buen jugador».

Pero apela a dos factores que, en su opinión, pueden decantar el resultado a favor del Obra: «El apoyo de la afición y llevar a cabo el plan de partido». Y uno de los detalles que siempre aparece en esa hoja de ruta es minimizar las pérdidas de balón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

De Zeeuw tiene una cuenta pendiente