Una clase exprés de baloncesto en Sar

Moncho Fernández conversó con un grupo de críos de seis años en el entrenamiento


De la misma manera que hay intangibles que no recogen las estadísticas pero que tienen su incidencia en el juego y en el día a día de un equipo, hay detalles que suman y ayudan a hacer Obradoiro. En la sesión de entrenamiento de ayer en Sar, los jugadores y el cuadro técnico se toparon con unos espectadores de excepción, un grupo de alumnos de seis años del colegio Montessori Compostela, que se acomodaron en la grada junto al palco. Y mientras la plantilla hacía los ejercicios físicos habituales antes de empezar con el trabajo con el balón, Moncho Fernández se acercó al grupo para conversar durante unos minutos con los chavales. Fue una clase exprés.

Los críos no tardaron en romper el hielo y lanzarse a hacer preguntas sobre cuestiones tan dispares como el significado del reloj de 24 segundos, la procedencia geográfica de los jugadores, los resultados del equipo o la cinta que luce Kyle Singler en la testa. Disfrutaron de la charla y del entrenamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Una clase exprés de baloncesto en Sar