y. g.

En el cuarto día de fiesta ininterrumpida, los romeiros de O Naseiro se echaron al agua. Pero no solo para darse un chapuzón y aliviar los sudores y el polvo que a estas alturas invaden ya el campo da festa y las mesas en las que conviven cientos de pandillas y familias, que también, sino para surcar las aguas del Landro río abajo en cualquier artilugio que flotase. La Romaxe do Bo Xantar vivió este lunes su tradicional Descenso Humorístico, que nació a principios de los años noventa y que a estas alturas se ha consolidado como uno de los grandes atractivos de una celebración hace décadas declarada de Interés Turístico Nacional. Cientos de espectadores siguieron desde la orilla la peculiar comitiva que todos los años forman colchonetas y colchones hinchables, neumáticos de camión, balsas salvavidas y las creaciones más ocurrentes. La salida de los participantes, que se meten en el río en el eucaliptal de Chavín, se fijó para las siete de la tarde, puesto que en el valle del Landro la sesión vermú se prolonga cada vez más, y muchos romeros necesitan un margen para preparar sus embarcaciones.

Con todo, los primeros navegantes y palistas hicieron su aparición sobre esa hora en el tramo final. Y debían estar a gusto porque muchos se quedaron a remojo un buen rato en el agua, junto a la mítica sidrería de Ribeira y el puente colgante, desde el que siguieron la cita decenas de personas. El goteo fue continuo, hasta que pasadas las siete y media empezaron a llegar algunas de las embarcaciones «más curradas». Una de ellas fue la del Capitán Boimente, a bordo de su barco Pirata. Peces Nemo, Ciclistas con sombrilla, Hombres-rana, Bailarines de ballet..., en este particular Entroido acuático por no faltar no faltó ni Sito Miñanco, que surcó las aguas del Landro acompañado por la Hija de los Charlines y otros miembros del clan Nasei(far)iña.

Y como en O Naseiro la fiesta es continua, porque no para, después de concluir la bajada, los romeros se dirigieron de nuevo a las mesas y a los botiquines para empatar otra cena, la cuarta, y otra verbena, la tercera, porque el viernes, día del pulpo, no hubo. Hasta que el cuerpo aguante o las orquestas y la música dejen de sonar.

O Naseiro exprimirá hoy la Romaxe do Bo Xantar hasta la última gota y lo hará porque es la jornada final. Día en el que unos estarán prácticamente agotados tras cinco días seguidos e intensos de «bo xantar e bo beber», otros esperando volver a la rutina y otros pensando ya en O Naseiro del año que viene. Sea lo que sea, la transición no suele ser fácil. Pero si hay que hacerla, se hace.  

Hoy sesión vermú y verbena

En este martes, 28 de agosto, habrá de nuevo sesión vermú y verbena, que amenizarán las orquestas Costa Dorada y Españoles. Atrás quedará casi una semana de la Romaxe do Bo Xantar organizada por la Comisión de Festas do Naseiro, que también es digna de mencionar porque es la artífice de que la cita siga año tras año, con tremenda solera y romeros fieles a ella hasta la médula. Y es que llevan O Naseiro en el ADN y así lo demostraron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La locura bajó el Landro