La banca busca salida a Pescanova

El aplazamiento de un pago de 15 millones provocó la situación de preconcurso

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Un grupo de bancos -posiblemente liderados por el Sabadell, con el que Pescanova tiene una deuda de 220 millones- ha comenzado a negociar la refinanciación de la deuda de la compañía, que se sitúa en 1.600 millones. Novagalicia Banco y Popular-Pastor se encontrarán con toda probabilidad en este pool de entidades, al igual que Caixabank, que ayer también mostró su disposición a ayudar a la multinacional gallega.

Desde las instituciones financieras se reitera una y otra vez que «no se va a dejar caer» a Pescanova, una empresa que tras el análisis de sus principales ratios se constata que es viable, pero que necesita solventar los problemas que en la coyuntura actual, con el grifo del crédito cerrado, la golpean de lleno por estar fuertemente apalancada.

Negociadores

Las reuniones entre la empresa y al menos una parte de los bancos ya han comenzado. Desde que el viernes la compañía presentó preconcurso de acreedores, la pregunta es la misma: ¿Qué ocurrió? Distintas fuentes consultadas coinciden en que Pescanova solicitó el aplazamiento en 90 días del pago de un vencimiento de una cuota de 15 millones de un crédito sindicado, que vencía el 27 de enero. El crédito total ascendía a 150 millones y se había firmado con 22 entidades financieras (en realidad bastante más porque en este grupo ya se encuentran las entidades financieras reestructuradas). Y la solicitud de aplazamiento pivotaba en dos motivos principalmente. Primero, la propia reestructuración bancaria provoca una caída de las líneas de descuento, lo que genera desajustes en la tesorería; segundo, en el segundo semestre la facturación de Pescanova constató una demora en los cobros.

Esta petición de aplazamiento no invalidaba el contrato del sindicado, siempre que lo firmaran todas las entidades vinculadas en él. Este asunto no estaba cerrado y el auditor tenía que firmar las cuentas, con lo que debería establecer una salvedad. Fue en este momento cuando la compañía decidió acogerse al preconcurso. De acuerdo con distintas fuentes consultadas, la Kutxa exigió el pago y la reducción de deuda, lo que afectaría no solo a este préstamo. Es más, varios de los entrevistados señalan que parte de las instituciones extranjeras también rechazaron un aplazamiento

Solo pide tiempo

«Pescanova no tiene intención de pedir más dinero ni de negociar una quita. Solo tiempo», indican representantes en el proceso de negociación. Además del crédito sindicado, hay otros dos. Uno de ellos por 105 millones de euros, que se refinanció el año pasado y que ha sido amortizado hasta situarlo en 80 millones de euros.

Bankia, una de las entidades que participa en esta línea de financiación, manifestó ayer que la situación de preconcurso anunciada por la compañía «le cogió por sorpresa» y desmintió informaciones sobre su posición de bloqueo.

Maniobra

Llama la atención que un pago de 15 millones de euros haya precipitado una situación preconcursal en una de las grandes multinacionales españolas. No tiene un núcleo duro fuerte, recuerdan algunos analistas, que no descartan que la empresa pudiera estar siendo objeto de una maniobra hostil.

Sobre la situación de la compañía se pronunció ayer fue el presidente de la Xunta. Núñez Feijoo vaticinó que Pescanova va a sufrir por la situación en la que se encuentra, aunque confió en que «saldrá reforzada» del proceso. También lo hizo el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, quien lamentó la «desagradable sorpresa» que supone el preconcurso de la multinacional, aunque dijo esperar que «la situación se resuelva en unos meses». Mientras, los directivos de las diferentes plantas de Pescanova en Galicia han trasladado a sus respectivas plantillas que la situación no va a afectar al trabajo diario. Según explica un portavoz de CC.OO., argumentaron que, por una parte, cuentan con suficiente stock de producto ya elaborado para atender los potenciales pedidos y, por otra, que la materia prima para mantener el ritmo de producción está garantizada, informa Soledad Antón de la Redacción de Vigo.

La compañía ha trasladado a los trabajadores que la situación no afectará a la actividad diaria. M. MORALEJO