Denuncian la destrucción de una tumba del Neolítico en un monte de Redondela

Una excavadora aterró la zona donde se halla una mámoa de uno de los principales conjuntos prehistóricos gallegos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La asociación cultural de Redondela Alén Nos ha denunciado verbalmente al Seprona y al Ayuntamiento la destrucción de una mámoa, una tumba colectiva de la época del Neolítico. Está situada en el Monte Penide, dentro de una zona en la que se erigen 39 túmulos funerarios que tienen más de cinco mil años de antigüedad. «Son más antiguos que las pirámides de Egipto», recalca Andrés Laxe, miembro de la asociación de defensa etnográfica.

Los hechos denunciados verbalmente se trasladarán a una denuncia por escrito para que el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil lleve a cabo las investigaciones pertinentes para determinar la autoría de lo sucedido y su correspondiente sanción.

Laxe apunta a que la explanación de la antigua tumba ha podido deberse a trabajos realizados para la comunidad de montes.

Bien de Interés Cultural

El paso de la excavadora ha dejado una calva en una zona boscosa en la que son visibles otros importantes restos arqueológicos como la Mámoa do Rei.

Según explicó el arqueólogo Xurxo Constenla, el lugar constituye «el más importante yacimiento de la época en la provincia de Pontevedra y uno de los más importantes de Galicia». La Consellería de Cultura declaró la necrópolis megalítica de Monte Penide como Bien de Interés Cultural (BIC). Sin embargo, ha servido de poco para proteger un conjunto de 39 túmulos, conocidos como Cortellos dos Mouros, entre los que destaca por su estado de conservación la Mámoa do Rei.

La importante necrópolis neolítica situada en el límite de las parroquias de San Vicente de Trasmañó y Cedeira está compuesta por diversas mámoas y petroglifos, declarados conjunto histórico-artístico en 1970. Sin embargo su estado de total abandono es patente en la actualidad, por lo que que la asociación encarece a las autoridades a que se tomen con interés la protección de esta zona. Mientras los miembros de la asociación cultural hacían ayer pública su denuncia irrumpían en el Monte Penide aficionados al motocrós que saltaban sobre piedras prehistóricas.

Las tumbas de Redondela enlazan con las de los montes de Candeán y de otros montes que rodean a Vigo como una corona.

Otros atentados

En la zona se han cometido otros atentados contra el patrimonio histórico. Una de las torretas de alta tensión se halla erigida sobre un petroglifo, según asegura Xurxo Constenla.

La asociación cultural demanda protección contra los restos arqueológicos. «Es necesario que se señalicen y se protejan. Para ello hay que proporcionar información a las comunidades de montes de manera que tengan en cuenta los restos arqueológicos a la hora de realizar las labores foestales», señalan los miembros de la agrupación Alén Nos.

La zona ha sido explanada por una excavadora con lo que no queda ni resto de la mámoa. óscar vázquez