Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

«The Walking Dead 6x09» regresa con una antológica masacre

El preludio de la era Negan comienza con una de las escenas más dramáticas de la sexta temporada

La VozRedacción, 16 de febrero de 2016. Actualizado a las 18:44 h. 14

0
0
0
0

The Walking Dead suele dejar el último capítulo de mitad de las temporadas por todo lo alto, con un shock que deja al espectador con ganas de más al instante. En esta sexta temporada, la fórmula se repite, aunque en este caso el capítulo octavo se cortaba precisamente un instante antes de que comenzase la verdadera acción, una traca final que se resuelve en este nuevo episodio de la temporada.

En la escena antes de los créditos, Rick; su hijo CarlMichonne; el padre Gabriel; el nuevo interés romántico del protagonista, Jessie; y los dos hijos de ésta se internan cubiertos de vísceras de zombis en el medio de una horda de caminantes, después de dejar a la alcaldesa Deanna moribunda en una habitación de la casa. Es un momento tenso y sobrio, en el que los protagonistas de The Walking Dead van cogidos de la mano, en un silencio sepulcral que solo rompe el hijo pequeño de Jessie, el infantil Sam, que empieza a reclamar la atención de su madre. «Mamá», dice. «Mamá», repite. Quizás sin ser consciente de que los zombies no hablan.

Si prefieres ver la versión doblada al español, esta noche tendrás disponible el capítulo en Fox a las 22.00 horas

(A partir de aquí, el artículo contiene SPOILERS del capítulo 9 de la sexta temporada. Si no lo has visto todavía, no sigas leyendo)

Esas palabras concretas de Sam no logran hacer de efecto llamada a las hordas de zombis que lo rodean, pero será él precisamente quien, recordando las palabras de Carol y viendo los caretos putrefactos de esos cientos de individuos sin vida, no consiga seguir adelante con el plan de Rick para salvarse de los caminantes.

A partir de ese momento, en el que Sam pierde la calma, se desencadena la escena que todos los fans de los cómics de The Walking Dead llevan años esperando. Una de las más duras, cruentas y, finalmente, más inesperadas de las viñetas trasladada al cómic con serenidad, frialdad y extrañeza.

La mano de una Jessie devorada que agarra firmemente la de Carl, impidiéndole escapar. El sonido del hueso de la muñeca quebrado por el arma afilada de un Rick desesperado. La bala perdida de un adolescente al que se le ha venido el mundo abajo tras perder a toda su familia. La rápida reacción de una Michonne que ha vuelto a sacar su instinto de supervivencia en medio de una horda. Y, finalmente, la imagen perturbadora  por excelencia de The Walking Dead: la cara de Carl sin un ojo.

Pero donde en el cómic de The Walking Dead había dureza, desesperación y trauma, en la serie se convierte en esperanza y dulzura, en la fuerza de voluntad de un puñado de personajes que siempre luchar por sobreponerse al apocalipsis que les ha tocado vivir y por sobrevivir. Sobrevivir antes que nada. En un Fuenteovejuna en el que la unión, una vez más, hace la fuerza. Y donde hasta los que parecen más débiles son capaces de sacar todo su arrojo y valentía.

Rick no duda en luchar en solitario para que Carl tenga las mejores atenciones ante un momento crítico en el que ha perdido un ojo por una bala perdida y su osadía hace despertar el valor de todos los habitantes de una Alexandria que parecía más zombi que los propios caminantes.

El intrépido líder de The Walking Dead no tenía razón. Impulsada por el vigor de Rick, Alexandria le hace aprender una lección. Por muy débiles que parezcan, donde hay vivos, hay esperanza.

Pero, ¿hay esperanza para Carl? Sobrevivirá al impacto de una bala que le ha atravesado parte de la cara. Y, en caso de que así sea, ¿será el mismo de siempre? El futuro de Carl no se conocerá por lo menos hasta el capítulo siguiente de The Walking Dead.

La era Negan se hace esperar

El primer capítulo de esta segunda tanda de la sexta temporada de The Walking Dead también será el inicio de la era Negan. Uno de los personajes antagonistas más emblemáticos y carismáticos de la obra de Robert Kirkman llegará para quedarse. Está interpretado por Jeffrey Dean Morgan, conocido fundamentalmente por interpretar al Comediante en el filme Watchmen, un papel con el que comparte Negan un parecido sentido de la moralidad.

Pero, a diferencia de lo que parecía, esa escena final era solo una broma de los guionistas, un divertimento que pretendía hacer un avance de lo que iba a venir, pero  que todavía se hace esperar. No tardará mucho en aparecer.

Y parece que los héroes de The Walking Dead han decidido no hincar la rodilla ante Negan. Perl, ¿por cuánto tiempo? Negan es peligroso cuando está tranquilo. Pero después del inicio del noveno capítulo, Rick y sus compañeros de supervivencia ya conocerán a un Negan muy cabreado.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0