Los expertos recomiendan usar el móvil con moderación en el embarazo

Una distancia de 15 centímetros con el aparato rebaja la exposición a radiofrecuencias

$tituloImg.$pieImg

redacción / la voz 24/04/2017 08:00 h

El móvil durante el embarazo, mejor con precaución. Aunque la necesidad de mantener una conexión constante a través del teléfono hace difícil prescindir de este aparato, los expertos recomiendan usarlo «con moderación» durante la gestación ante la aparición de «evidencias consistentes» del efecto de las radiofrecuencias en el feto. Un estudio coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), impulsado por la Obra Social La Caixa, y realizado entre 84.000 parejas madre-hijo de España, Dinamarca, Corea, Holanda y Noruega, pone de manifiesto que usar el móvil con asiduidad durante el embarazo aumenta las probabilidades de que el hijo desarrolle problemas de conducta, especialmente hiperactividad y falta de atención. De todos los niños analizados, el 6,6 % tuvo dificultades de conducta, un 8,3 % mostró hiperactividad y falta de atención y un 12 %, problemas emocionales.

«Por ahora es difícil asegurar al cien por cien esta asociación, porque se han analizado muchas variables, como el nivel educativo de la madre, si fuma, si bebe y otros factores. Puede que la hiperactividad se deba a la forma de educar o a que las madres hiperactivas hablen más por teléfono y por tanto la transmisión al hijo sea por vía genética», explica Laura Birks, Investigadora de ISGlobal, que señala, no obstante, que este estudio invita a aconsejar moderación en el uso. «No hay que tener pánico, pero yo intentaría no estar utilizando el móvil todo el día», señala.

«Estando embarazada yo no pondría el teléfono al lado de la barriga ni tampoco cerca de la cabeza por la salud de la madre, porque aún no sabemos cómo puede afectar a los mecanismos biológicos del feto», afirma Birks. Su consejo es intentar mantener una distancia de seguridad con el aparato. «Alejarlo solo 15 o 20 centímetros marca una diferencia gigante de exposición a las radiofrecuencias», explica.

Cuatro llamadas al día

La investigación, que forma parte del proyecto europeo Gerónimo y que seguirá extrayendo nuevas conclusiones en el futuro, arrancó en algunos casos en el año 1996, cuando el uso del móvil era radicalmente diferente al actual. De hecho, el estudio establece como alta la frecuencia de uso del móvil a partir de cuatro llamadas diarias; media, de 2 a 3 llamadas al día, y baja, de una o ninguna llamada. ¿Es muy alto hacer cuatro llamadas al día? Depende, entre otras, cosas de la duración. Explica Birks que hay más exposición a las radiofrecuencias en una sola llamada de una hora de duración que en cuatro llamadas más cortas. También hay mayor riesgo en las llamadas telefónicas (que son las que ha medido el estudio) que en el envío de WhatsApp, SMS o en la navegación por Internet.

¿Y los teléfonos inalámbricos del hogar? «Es difícil compararlo. Los inalámbricos podrían compararse con los teléfonos de 3G y 4G que tenemos hoy, pero cuando empezamos con el estudio los móviles 2G tenían unas emisiones mucho mayores», puntualiza.

Por esta razón no se puede concluir que estos problemas puedan ir en aumento en el futuro con el creciente uso del móvil por parte de las madres actuales, ya que los nuevos móviles y la disminución de las llamadas tradicionales podría ser un factor que reduzca el riesgo.

Votación
6 votos
Comentarios