Comparan a la diputada del PP Ana Belén Vázquez con Esperanza Aguirre en Ourense

La Asociación Unificada de Guardias Civiles afirma que la vicepresidenta de Interior del Congreso coacciona a un sargento por haberla multado


OURENSE 08/04/2014 20:47 h

La Guardia Civil tiene en Ourense, según la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), su propio caso Aguirre, que, de acuerdo con una nota difundida por esa organización, puede costarle el puesto al sargento responsable del puesto en Bande. Señalan a la diputada del PP y vicepresidenta de la comisión de interior del Congreso de los Diputados, Ana Belén Vázquez, que estaría aprovechando su puesto para coaccionar al responsable de la Guardia Civil en el municipio donde ella reside y donde es alcalde su exesposo, José Antonio Armada.

La AUGC sitúa el origen del conflicto en un incidente que se produjo el pasado 18 de noviembre. Al tener mal aparcado su coche la diputada, en un lugar donde se había prohibido el estacionamiento meses antes, el sargento la buscó y le pidió que lo retirara para no denunciarla. No solo se negó a cambiar de situación el turismo, sino que tampoco entregó la documentación del automóvil, que no tenía la ITV en regla, según entonces se pudo comprobar. Esa situación se produjo después de que durante las semanas anteriores hubiera estado la Guardia Civil alertando e informando a los conductores sobre el cambio y la prohibición de aparcar.

Consecuencia directa de aquella situación, según dice la AUGC, ha sido la instrucción al sargento de un expediente de idoneidad para el puesto por parte de la Dirección General Operativa de la Guardia Civil, que se sustenta en que el afectado no tiene «buena relación con el ayuntamiento».

Al dar cuenta de esta situación, la AUGC subraya que la prohibición del aparcamiento no fue una decisión caprichosa de la Guardia Civil, sino de la Xunta. La señora diputada, dicen en una nota, «debería haber dado ejemplo a sus vecinos abonando la sanción impuesta por aparcar en un lugar indebido», porque el hecho de que hasta septiembre del pasado año estuviera permitido no justifica el incumplimiento: «la norma cambió y todos deben cumplirla».

Se pregunta esta organización, finalmente, en qué posición quedará el nuevo responsable del puesto, si finalmente se consuma la destitución del sargento. «Deberá valorar si quiere mantener el puesto de trabajo a costa de mirar para otro lado ante cualquier infracción o delito, o arriesgarse a ser cesado por perseguir a los infractores de la Ley».

Indignación de la afectada

La diputada popular, por su parte, considera que la acusación es «falsa e indignante». Ana Belén Vázquez anticipa que estudiará medidas legales contra la asociación y aclara que, «fui sancionada, es cierto, al igual que el resto de los vecinos». En su caso, añade, dos veces en el mes de junio, supuestamente por carecer de seguro y, más recientemente, una tercera vez. «Tengo seguro e ITV. Todas las multas están recurridas», precisa esta representante del PP y vecina de Bande, que hace notar cómo Xosé Manuel Pérez Bouza, exsenador del BNG (hoy en Compromiso por Galicia), planteó esta situación al Gobierno en la anterior legislatura, al haber subido de 84 a 930 las sanciones de la Guardia Civil en Bande, coincidiendo con la llegada del sargento que se mantiene en su puesto. La diputada socialista Laura Seara también preguntó en el Congreso sobre este asunto, haciéndose eco del malestar vecinal.

El jefe del puesto de la Guardia Civil se ha caracterizado en los últimos años por una estricta aplicación de las distintas normativas legales.

Ana Belén Vázquez hace hincapié en que al día siguiente de la denuncia a la que hace referencia la AUGC defendió en el Congreso de los Diputados a la Guardia Civil frente a acusaciones de supuestas torturas a presos. «La Guardia Civil sabe que siempre la he apoyado. Esto otro es injusto, además de falso», asegura.

Votación
25 votos