Adiós a un símbolo de A Ponte

Las obras provisionales del AVE obligan a retirar el reloj de la estación


ourense / la voz

La modernidad no entiende de sentimentalismos. Las obras provisionales que se están ejecutando en la estación Empalme para adaptarla a la alta velocidad acabaron con otro símbolo para los vecinos de A Ponte. A finales de junio fue el muro exterior el que sucumbió a la piqueta. Ayer le tocó el turno al reloj situado en el centro de la plaza de la estación. La pieza, que se había instalado en la década de los ochenta, será trasladada al museo que la Asociación Carrileiros de Foula tiene en las inmediaciones del Auditorio de Ourense. «Comenzaremos a restaurarlo a partir de la próxima semana para que en breve pueda ser contemplado por los ourensanos», indicó ayer su presidente Paco Boluda.

La noticia cogió ayer por sorpresa a muchos vecinos de A Ponte, que siguieron con expectación los trabajos de retirada del reloj. Pepe Iglesias, más conocido como Pepe da Guardesa, no escondía su tristeza ante la caída de un nuevo símbolo del barrio de A Ponte: «É unha pena, porque isto é historia viva do barrio».

La pieza que ayer fue retirada por la empresa adjudicataria de las obras provisionales del AVE era la tercera que había tenido la estación desde su apertura en los años cincuenta.

Una historia de cambios

El primero de los relojes instalados, según recordaba Pepe Iglesias, era de sol y fue sustituido por una pieza que se mantuvo hasta los años ochenta, cuando el que fue retirado ayer tomó el relevo.

Votación
3 votos
Etiquetas
AVE Ourense ciudad Ferrocarril Comarca de Ourense