La exposición del plan general se amplía hasta el mes de abril

El gobierno local atribuye a la Xunta la necesidad de restringir alturas

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Entre el público se encontraban numerosos integrantes de la asociación de constructores. roi fernández

La prórroga de un mes en la exposición pública del plan general de ordenación de Monforte ampliará hasta el día 2 de abril el período de consultas y presentación de alegaciones. Es el plazo máximo al que permite recurrir la ley sin alterar el procedimiento ahora en curso, según el informe que dio a conocer el secretario municipal en el último pleno. El PP, que había pedido la moratoria que votará contra el planeamiento salvo que recoja una corrección «sustancial» sobre la base de las reclamaciones vecinales.

La actitud del PP frente al plan general de ordenación fue criticada con dureza por los representantes de BNG y PSOE, que le reprocharon su intento de desmarcarse de un documento cuya líneas generales fueron consensuadas por los tres grupos. El concejal socialista José Tomé mostró durante el pleno el documento firmado por todos los portavoces que daba vía libre a la votación inicial del planeamiento para dejar en evidencia a los populares.

En respuesta a estas críticas, y a las acusaciones de «deslealdade» que le dirigió el BNG, la portavoz popular, Julia Rodríguez, argumentó que nunca comprometió su apoyo al plan general. Si el PP se abstuvo en la votación, precisó la concejala, fue porque el equipo redactor no atendió la solicitud que se le había trasladado previamente con el fin de modificar «el número de viviendas fuera de ordenación».

Revisión en profundidad

El planeamiento, añadió Julia Rodríguez, «no es válido con el actual desarrollo de Monforte», por lo que deberá ser revisado en profundidad para alcanzar el consenso «político y de la ciudadanía» que precisa su aprobación. El PP, según destacó, «está en su derecho de abstenerse por más que haya sido invitado a unas reuniones informativas», ya que el compromiso de este partido «es con los monfortinos, no con el alcalde».

Por su parte, la portavoz del BNG trató de restar trascendencia al problema de las viviendas que quedan fuera de ordenación en unas declaraciones realizadas ayer. Edificaciones fuera de planeamiento, dijo María Xosé Vega, «xa as temos hoxe». «Hai que buscar un equilibrio e non caer nos erros do pasado no volume edificatorio», subrayó la concejala, que recalcó que la aprobación del plan corresponderá tanto a los grupos municipales como a la Xunta.

María Xosé Vega defendió que en zonas donde predominan las edificaciones de cuatro plantas «hai que deixar fóra de ordenación os quintos pisos» porque de lo contrario el plan no pasaría el preceptivo visto bueno de la Xunta. También cargó las tintas, por otro lado, en que los arquitectos y aparejadores no son el único colectivo a tener en cuenta en el diseño del futuro ordenamiento urbanístico de Monforte.