Pekín y Seúl se unen para frenar otro ensayo de Corea del Norte

Despliegue naval de EE.UU. en un clima de tensión máximo

.

Pekín / e. LA vOZ 11/04/2017 07:36 h

Hacía tiempo que la tensión en la península coreana no alcanzaba niveles tan peligrosos y eso explica la reunión que mantuvieron este lunes en Seúl oficiales chinos y surcoreanos. Un día después de que Estados Unidos desplegara un grupo naval de combate en la zona, China y Corea del Sur acordaron aplicar fuertes sanciones contra su vecino más incómodo en caso de que realice su sexta prueba nuclear, algo que varios expertos consideran podría ser inminente.

«Ambas partes hemos acordado que, si a pesar de las advertencias de la comunidad internacional, Corea del Norte hace provocaciones estratégicas como una prueba nuclear o un lanzamiento de misil de largo alcance, impondremos sanciones adicionales a las de la ONU», explicó el representante para la paz en la península de Corea, Kim Hong-kyun, tras el encuentro, el primero entre diplomáticos chinos y surcoreanos después del despliegue del escudo antimisiles (THAAD) que ha tensado las relaciones entre ambos países.

Posibilidades

La posibilidad de un ataque estadounidense contra Corea del Norte en respuesta a un ensayo armamentístico ha ganado peso desde el bombardeo en Siria. El grupo naval liderado por el portaviones nuclear Carl Vinson se ha desplazado a aguas próximas a Corea para, según Washington, contener las provocaciones del régimen de Piongyang.

Un movimiento que se produce al inicio de una semana de conmemoraciones en Corea del Norte, fechas clave que la dictadura personalista aprovecha para exhibir su progreso armamentístico generalmente con lanzamientos de misiles. El sábado 15 se celebra el 105 aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador del régimen, y el día 25, la fundación del Ejército Popular Corea del Norte. Este año, esas celebraciones llegan en un clima de tensión máximo. EE.UU. ha fijado entre sus prioridades poner fin al programa nuclear norcoreano y Piongyang repite sus amenazas de desarrollar un misil intercontinental que pueda alcanzar territorio estadounidense. La Casa Blanca ha reconocido que podría conseguirlo antes de que Trump termine su mandato.

A esto se suma que el mes pasado, imágenes de satélite captaron movimiento en la zona donde el régimen de Kim Jong-un realiza este tipo de ensayos. Ayer China pedía «moderación» a «todas las partes» ante un conflicto que abordaron los presidentes Donald Trump y Xi Jinping en Florida la semana pasada. Un encuentro que la prensa oficial china califica de fructífero.

Votación
0 votos
Comentarios