La Xunta caza más de 30 mapaches para frenar una plaga en el Miño

El foco, detectado hace un año, podría tener su origen en una fuga en el zoológico de Marcelle

.

LUGO / LA VOZ

La Consellería de Medio Ambiente está llevando a cabo un programa de captura de mapaches asentados en la cuenca del Miño que están causando importantes daños ambientales en el entorno de Lugo. Para la Xunta es especialmente preocupante su voracidad sobre mejillón de río, una especie amenazada que ya puede verse en muy pocos ríos de España. El foco de mapaches, detectado a finales del 2012, pudo originarse por una fuga que ha habido en el zoológico de Marcelle a raíz de una tormenta, aunque no se descarta la suelta de algunas mascotas por parte de particulares.

En total se han capturado 30 mapaches en los alrededores de Lugo y otros cinco han sido atropellados. Aunque ya quedan pocos ejemplares sueltos, la población no se considera totalmente erradicada, por lo que la Xunta continuará con el programa de capturas, ya que es en estos momentos iniciales del asentamiento cuando las posibilidades de éxito son mayores.

En este sentido, desde la Dirección Xeral de Conservación da Natureza pidieron a la población que informe rápidamente si algún ejemplar es avistado o atropellado, y que en ningún caso se suelten a la naturaleza mapaches que alguien pueda tener como mascotas, ya que se trata de una grave irresponsabilidad con el medio ambiente.

Las tareas para el control de la población han consistido hasta ahora en conocer la distribución de la especie en la zona, mediante la búsqueda de huellas, la colocación de cámaras fotográficas de disparo automático, y finalmente la captura de esos ejemplares. Además de personal propio, la Consellería de Medio Ambiente ha contactado con los biólogos especialistas Jorge Layna y José Luis González, este último responsable de casi toda la totalidad de los programas de control de mapaches realizados hasta la fecha en España.

El mapache (procyon lotor linnaeus 1758) es originario de América Central y del Norte y en nuestro país está incluido dentro del Catálogo español de especies exóticas e invasoras. Actualmente también se encuentra en países de Europa a raíz de escapes de zoos, sueltas intencionadas en granjas peleteras o liberaciones de mascotas por particulares. En España se detectó por primera vez en 2003 en el Parque Regional del Sureste, en Madrid, constituyendo actualmente un grave problema para la conservación de la biodiversidad, por lo que es muy importante su erradicación. Provoca especialmente daños sobre la fauna autóctona propia de los cursos de los ríos y zonas húmedas, afectando a las puestas de las aves.

Pero además, el mapache puede transmitir enfermedades, alguna incluso peligrosa para el ser humano, por lo que se recomienda que no se tengan como mascotas en casa y se entreguen a la Administración o a centros receptores. En ningún caso deben soltarse.

Votación
34 votos