Carlos García Revenga: La sombra de Elena y Cristina

El secretario personal de las hijas del Rey ejerce gran influencia sobre ellas, que lo consideran como un hermano mayor

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

«En los veinte años que he ejercido el cargo de asesor de sus altezas reales las infantas doña Elena y doña Cristina se ha producido una relación más estrecha que la estrictamente profesional». Esta frase recogida en el comunicado que el pasado jueves emitió Carlos García Revenga, y con el que quiso desvincularse de cualquier actividad ilegal del Instituto Nòos, resume hasta qué punto es estrecha su relación con las hijas del Rey.

Licenciado en Pedagogía y Magisterio, García Revenga, de 58 años, está divorciado de una inversora de banca de origen chino con la que tiene dos hijas veinteañeras. Tuvo su primer contacto con la Familia Real cuando ejercía de profesor de inglés en el colegio Santa María del Camino en Madrid, en el que estudiaron las infantas antes de dar el salto a la Universidad.

Fuentes cercanas a la Zarzuela reconocen que, tras convertirse en su secretario personal en 1993, García Revenga pasó un ser algo así como el hermano mayor que no tienen las hijas del Rey. Especialmente para Elena, a la que siempre se ha mostrado muy unido. Son innumerables las fotografías en las que se observa a la hija mayor del Rey con García Revenga en un segundo plano, ya fuera en actos institucionales, eventos deportivos, desfiles militares o funerales. Las pasadas navidades incluso se le pudo ver esquiando en la estación de Baqueira-Beret junto con Froilán y Victoria Federica, los hijos de Elena y Jaime de Marichalar.

A su vez la buena relación con Cristina le llevó a entablar una estrecha amistad con Iñaki Urdangarin. El vínculo que se creó, según dice él mismo, le llevó a aceptar el puesto de tesorero del Instituto Nòos entre noviembre del 2004 y junio y el 2006, a pesar de no recibir remuneración por ello, según mantiene. Una decisión que ahora le ha acarreado numerosos problemas y por la que tendrá que declarar ante el juez. La sintonía existente y el buen rollo con Urdangarin quedó reflejada en las decenas de correos electrónicos que intercambiaron durante la etapa en la que ejerció de tesorero de Nòos, y cuya difusión Diego Torres administra con mimo. Fue en uno de estos 'emails' cuando el yerno del Rey se despidió de García Revenga usando como firma «El duque em...Palma...do». Una gracieta que no ha sentado nada bien en la Casa Real y que, en buena parte es la razón de su borrado de la web de la Zarzuela.

Fundación Reina Sofía

La confianza en García Revenga se extiende también a doña Sofía. No en vano él, a pesar de gozar de amplia autonomía en el desempeño de su labor para las infantas, depende dentro del organigrama de la Zarzuela de la Secretaría de la Reina. Además de sus funciones habituales, el asesor personal de Elena y Cristina forma parte del patronato de la Fundación Reina Sofía, una institución de carácter benéfico y cultural con la que la Corona se ha volcado desde su creación en 1977 gracias a una aportación personal de la Reina.

Su cercanía a la Familia Real y su prestigio profesional han permitido que siga, por el momento, prestando sus servicios a las infantas. Sin embargo puede pesar más en su futuro el deseo de don Juan Carlos de desvincular a la Corona de cualquier tipo de actividad o persona que pueda relacionarla con las supuestas ilegalidades cometidas por su yerno. De momento la Zarzuela calla.

MANUEL H. DE LEON | EFE
MANUEL H. DE LEON | EFE